Descubren que la fibromialgia está vinculada a la flora intestinal

La abundancia o, todo lo contrario, la ausencia de ciertas bacterias, marcan la gravedad de los síntomas.

La fibromialgia es una enfermedad a largo plazo que afecta a millones de personas. Su característica predominante es el dolor generalizado que a menudo se presenta junto con fatiga, sensibilidad, dificultad para dormir y otros síntomas. Los síntomas no desaparecen, aunque su intensidad puede variar con el tiempo.

A las personas con fibromialgia les puede resultar difícil realizar las actividades cotidianas, como caminar a corta distancia, subir escaleras y realizar tareas en el hogar.

 

Ahora, un estudio que comparó mujeres con y sin fibromialgia, ha vinculado, por primera vez, las bacterias intestinales con esta enfermedad y sus síntomas principales. Los investigadores, de la Unidad de Control del Dolor Alan Edwards en la Universidad McGill en Montreal (Canadá), identificaron 19 especies de bacterias intestinales que estaban presentes en mayor o menor número de individuos con fibromialgia. El estudio ha sido publicado en la revista Pain.


Los expertos utilizaron la inteligencia artificial y otras técnicas para descartar variables que pudieran influir en el vínculo entre las bacterias intestinales y la fibromialgia, que incluyen la edad, los medicamentos, la dieta y el ejercicio, entre otros factores.

"También vimos que la gravedad de los síntomas de un paciente se correlacionó directamente con un aumento de la presencia o una ausencia más pronunciada de ciertas bacterias, algo que nunca se ha informado antes", expone Amir Minerbi, coautor del trabajo.

El equipo está dispuesto a señalar que los hallazgos no muestran si los cambios en las bacterias intestinales son solo marcadores de la enfermedad o si en realidad contribuyen o causan su desarrollo.


En caso de que las bacterias intestinales desempeñen un papel activo en la promoción y el desarrollo de la fibromialgia, este descubrimiento podría acortar significativamente los años que suele llevar el diagnóstico de la enfermedad.
Incluso podría allanar el camino para encontrar una cura.

 

También te puede interesar:

Microbioma intestinal y fibromialgia



El microbioma intestinal es un vasto y complejo ecosistema de bacterias, levaduras, virus, hongos y otros microorganismos que habitan en el tracto digestivo. Estos pequeños huéspedes están constantemente intercambiando señales con las células de su anfitrión. Numerosos estudios han revelado que la interacción entre el microbioma intestinal y el cuerpo desempeña un papel importante en la salud y la enfermedad.

"Las personas con fibromialgia sufren no solo los síntomas de su enfermedad sino también la dificultad de la familia, los amigos y los equipos médicos para comprender sus síntomas", aclara Yoram Shir, líder del estudio.



Datos del estudio



De las 156 mujeres residentes de Montreal que participaron en el estudio,
77 tenían fibromialgia, mientras que las 79 personas sanas restantes actuaron como sujetos de control. Algunos de los participantes del grupo de control eran hermanos, descendientes o padres de personas con fibromialgia o que compartían su espacio vital.

Todos los participantes dieron muestras de heces, orina y saliva. También se sometieron a entrevistas. Los investigadores analizaron los datos de las pruebas en las muestras y de las entrevistas. Compararon los resultados de los participantes con fibromialgia con los de sus homólogos sanos.

 

El coautor del estudio, Emmanuel González, comentó: "Clasificamos grandes cantidades de datos, identificando 19 especies de bacterias intestinales que aumentaron o disminuyeron en individuos con fibromialgia".

Usando el aprendizaje automático, un tipo de inteligencia artificial, para analizar los microbiomas en las muestras de heces, el equipo pudo identificar qué participantes tenían fibromialgia
con una precisión del 87,8%.

"Observamos una asociación cuantitativa entre la abundancia de varias especies de bacterias y la gravedad de los síntomas relacionados con la fibromialgia, incluida la intensidad del dolor, la distribución del dolor, la fatiga, los trastornos del sueño y los síntomas cognitivos", subrayan los autores.

Añaden que la "abundancia" de la especie de bacteria también "se correlaciona selectivamente con los síntomas relacionados con la enfermedad, pero no con las variables independientes de la enfermedad".

Los investigadores planean replicar los hallazgos en un grupo más grande y geográficamente diverso de participantes. También desean llevar a cabo estudios en animales para descubrir si las bacterias intestinales realmente intervienen en la formación de la fibromialgia.

"Esta es la primera evidencia, al menos en humanos, de que el microbioma podría tener un efecto en el dolor difuso, y realmente necesitamos nuevas formas de ver el dolor crónico", concluye Yoram Shir.

 

Referencia: Altered microbiome composition in individuals with fibromyalgia. Amir Minerbi;Emmanuel Gonzalez;Nicholas Brereton;Abraham Anjarkouchian;Ken Dewar;Mary-Ann Fitzcharles;Stéphanie Chevalier;Yoram Shir. PAIN. Publish Ahead of Print():, JUN 2019 DOI: 10.1097/j.pain.0000000000001640 Publication Date: 2019/06/01

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo