A barriga más grande, cerebro más pequeño

El exceso de grasa corporal alrededor de la cintura ha sido relacionado con un tamaño más pequeño de cerebro.

barriga

A mayor número de centímetros en la cintura, le sigue una lista preocupante de problemas de salud. Ahora, una nueva investigación proporciona pruebas sólidas que vinculan la masa corporal adicional, especialmente la grasa alrededor del vientre, a una disminución preocupante en el volumen cerebral.

La forma en que esta grasa adicional afecta la función de nuestro cerebro no está clara, pero con investigaciones anteriores que relacionan la obesidad con afecciones neurológicas, no parece muy positiva.

 

Partiendo del IMC

 

El IMC se determina dividiendo el peso de una persona por el cuadrado de su altura. Las personas con un IMC superior a 30.0 se consideran obesas. La relación cintura-cadera se determina dividiendo la circunferencia de la cintura por la circunferencia de la cadera. Las personas con vientres más grandes en comparación con sus caderas tienen proporciones más altas. Los hombres mayores de 0,90 y las mujeres mayores de 0,85 se consideran obesos centrales.

"La investigación existente ha relacionado la contracción cerebral con el deterioro de la memoria y un mayor riesgo de demencia, pero la investigación sobre si la grasa corporal adicional es protectora o perjudicial para el tamaño del cerebro no ha sido concluyente", explica Mark Hamer de la Universidad de Loughborough. en Leicestershire (Inglaterra) y líder del trabajo. "Nuestra investigación examinó a un gran grupo de personas y descubrió que la obesidad, específicamente en la barriga, podría estar relacionada con la contracción cerebral".

 

El estudio evaluó a 9.652 personas con una edad promedio de 55 años. De ese grupo, el 19% se determinó que eran obesos. Los investigadores midieron el IMC, la relación cintura-cadera y la grasa corporal general y encuestaron a los participantes sobre su salud. Luego, los investigadores utilizaron imágenes de resonancia magnética para determinar los volúmenes cerebrales de la materia blanca y gris en las distintas regiones del cerebro.

La materia gris contiene la mayoría de las células nerviosas del cerebro e incluye regiones del cerebro involucradas en el autocontrol, el control muscular y la percepción sensorial. La materia blanca contiene haces de fibras nerviosas que conectan varias regiones del cerebro.

 

Después de ajustar otros factores que pueden afectar el volumen cerebral, como la edad, la actividad física, el hábito de fumar y la presión arterial alta, los investigadores encontraron que aunque un IMC alto solo estaba relacionado con volúmenes cerebrales ligeramente más bajos, aquellos con un IMC alto y una cintura grande, tuvieron volúmenes cerebrales de materia gris más bajos que los participantes que no tenían una proporción alta de cintura a cadera.

 

Específicamente, los investigadores encontraron que 1.291 personas que tenían un IMC alto y una relación cintura-cadera alta tenían el volumen cerebral promedio de materia gris más bajo (786 centímetros cúbicos), en comparación con 3.025 personas de peso saludable que tenían un volumen cerebral promedio de materia gris de materia gris de 798 centímetros cúbicos. 514 personas con un IMC alto pero sin una proporción alta de cintura a cadera tenían un volumen cerebral de materia gris promedio de 793 centímetros cúbicos. No encontraron diferencias significativas en el volumen cerebral de la materia blanca.

 

"Si bien nuestro estudio descubrió que la obesidad, especialmente en el medio, se asociaba con volúmenes cerebrales de materia gris más bajos, no está claro si las anomalías en la estructura cerebral conducen a la obesidad o si la obesidad conduce a estos cambios en el cerebro", dijo Hamer. "También encontramos vínculos entre la obesidad y la contracción en regiones específicas del cerebro. Esto requerirá más investigación, pero puede ser posible que algún día medir regularmente el IMC y la relación cintura-cadera ayude a determinar la salud cerebral".

Una limitación del estudio fue que solo el 5% de los invitados a participar en el estudio participaron, y los que participaron tendieron a ser más saludables que los que no lo hicieron, por lo que los resultados pueden no reflejar la población en su totalidad.

 

Referencia: Neurology

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Periodista especializada en ciencia y nuevas tecnologías con un secreto confesable: la pasión por la astronomía. Soy redactora de contenidos web en la revista Muy Interesante y Muy Historia. Puedes contactar conmigo a través del correo ladymoon@gmail.com

CONTINÚA LEYENDO