7 inconvenientes de la siesta

Echar una cabezadita durante el día puede ser beneficioso, pero a muchas personas les sienta como un tiro. Ello depende de lo que entendamos por 'siesta'.

SEGURO QUE TE INTERESA...

4. Favorece el insomnio

Cada persona tiene un ritmo de sueño y vigilia, pero el de algunas es tan vulnerable que una siesta puede arruinar el descanso nocturno. Para atajar el problema, según los especialistas, hay que detectar cuál es la causa y además, explica el doctor Antonio Pedrera, "conviene aplicar medidas de higiene: si una persona que sufre insomnio se echa a dormir después de comer, tiene que ser durante muy poco tiempo y dejando un intervalo de al menos siete horas entre la siesta y la noche". Claro que, para algunos insomnes históricos, como Thomas Edison, dormitar con frecuencia fue una forma de supervivencia, aseguraba el investigador italiano Claudio Stampi.

5. Con EPOC avanzada, prohibida

Salvo que se tenga a mano el dispositivo que garantiza una buena oxigenación de la sangre durante el sueño, las personas con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) tienen contraindicada la siesta. "La razón es que la relajación de la musculatura que se produce durante el descanso puede hacer que el enfermo sea incapaz de movilizar suficiente aire para respirar correctamente y aparezca fatiga o incluso insuficiencia respiratoria –falta de oxígeno que puede ir unida a la dificultad de eliminar el anhídrido carbónico–", explica el doctor Pedrera. Este hecho puede ser grave, ya que la sangre no se purifica como en la respiración normal.

 

6. Acentúa los problemas gástricos

Quedarse traspuesto tiene su ciencia. Cuando no se realiza de manera correcta puede ser una fuente de problemas para individuos con algunas dolencias. "Si alguien con hernia de hiato se tumba recién comido va a tener reflujo gastroesofágico y el descanso no va a ser reparador; por eso, es mejor que duerma sentado", recomienda María Sainz. 
La misma norma deberían aplicarse las personas muy obesas. Los especialistas les recomiendan dejar pasar un rato y moverse un poco antes de conciliar el sueño, para que la comida baje. ¿Por qué tienen prohibido acostarse? Lo explica esta doctora: "Suelen entrar en un sueño muy profundo y corren el peligro de quedarse dormidos durante demasiado tiempo".

7. Puede indicar apnea del sueño

Si una persona necesita descansar a mediodía durante más de una hora para despejarse, debería ir al médico para comprobar si sufre apnea. El sueño puede deberse a las interrupciones en la respiración que se producen durante la noche que hacen que este no sea reparador. Según un estudio de los neumólogos del Hospital San Pedro de Alcántara, en Cáceres, el 64 % de los pacientes que dormían tanto tiempo después de comer presentaban este problema, y a consecuencia de él registraban mayor riesgo de hipertensión y enfermedades cardiovasculares. Los especialistas sostienen que la apnea es entre 2,5 y 5,5 veces más frecuente entre las personas que practican la siesta olímpica.

Etiquetas: cuerpo humanodormirsalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS