7 consejos para prevenir el ahogamiento infantil

30 niños fallecen al año en España a causa del ahogamiento, que supone una de las 10 principales causas de defunción de niños y jóvenes en el mundo.

 

Según la OMS, el ahogamiento se define como el proceso de sufrir dificultades respiratorias por sumersión/inmersión en un líquido, con resultados que cabe clasificar entre: muerte, morbilidad y no morbilidad. En 2019 murieron 236 000 personas por ahogamiento, con lo que este se convierte en un grave problema de salud pública en todo el mundo".

En el Informe mundial sobre ahogamientos de la OMS afirman que el 90% de las muertes por ahogamiento no intencional se concentra en los países de ingresos bajos y medianos. Por ejemplo, el ahogamiento en Bangladesh representa actualmente el 43% de las defunciones de niños de 1 a 4 años.

En España, 30 niños fallecen al año a causa del ahogamiento, cuatro de cada cinco, no estaban vigilados. Y a fecha de hoy, llevamos la terrible cifra de 11 niños ahogados, y solo estamos en junio...

Llega la temporada de playa, piscinas, ríos y pantanos. Así que, con estas estadísticas, lo único que podemos hacer es PREVENIR. Vamos a ver 7 consejos para prevenir el ahogamiento infantil.

1.- Supervisión constante y permanente

Un bebé puede ahogarse incluso en una piscina hinchable de las que tienen 15 centímetros de altura, o en una bañera. Según la Asociación Nacional de Seguridad Infantil: "solo 6 cm (y hasta menos) de agua cubren toda la carita de tu bebé y pueden provocar un ahogamiento infantil".

Cualquier descuido del cuidador o cuidadora al ir a atender el teléfono o abrir la puerta puede ser mortal. La supervisión de los niños debe ser constante y permanente. Se debe cumplir la norma 10/20: mirar al niño cada diez segundos, ser capaces de llegar a él en menos de 20 segundos. En menores de 5 años hay otra norma que debemos cumplir: deberemos tener acceso a ellos con solo estirar el brazo.

Si hay niños pequeños, la piscina debería ser un lugar libre de uso de móvil. Pero también libre de charlas y de lectura. Pero el verano está para disfrutar, así que se recomienda asignar la vigilancia a un adulto (nunca a un niño ni al hermano mayor) para que todos puedan disfrutar un rato. No asumas que otro está vigilando, pactad turnos donde solo uno sea el responsable. ¡Ah! Y cuidado con el consumo de alcohol o drogas: pueden producir una relajación en la vigilancia de los más pequeños.

Siempre tendremos a mano un equipo de rescate básico. Una pértiga, un salvavidas y un teléfono son los dispositivos de rescate que pueden evitarnos muchos sustos.

¿Cuánto tarda en morir un niño ahogado?

Según Pilar Naval, co-creadora de la iniciativa OJO peque al agua y del hashtag #OjoPequeAlAgua:  "No hay un tiempo exacto en el que un niño se ahoga, depende de muchos factores, la edad, su capacidad pulmonar... en todo caso menos de un minuto es suficiente para tener un accidente grave". 

¿Cómo saber si mi hijo se está ahogando?

En muchas ocasiones no se puede gritar ni chapotear, nuestro organismo entra en modo de supervivencia y su único objetivo es respirar. De hecho, al ahogamiento le llaman la muerte silenciosa, por eso ocurre en entornos en las que hay mucha gente, pero nadie se entera.

Según el Institut Balear D’Emergències, algunos de los indicios para saber si alguien se está ahogando, son: la cabeza permanece debajo del agua o está echada hacia atrás manteniendo la boca abierta, que queda a nivel de la superficie. A veces, no podemos ver la cara porque el cabello cae sobre ella y sobre los ojos, y no retiran el pelo. Pueden tener los ojos cerrados, o vidriosos con la mirada perdida. Tratan de nadar, pero no avanzan, o mantienen una posición totalmente vertical.

Niño ahogándose en la piscina
Fuente: Canva. Cuando nos ahogamos, la cabeza permanece debajo del agua o está echada hacia atrás manteniendo la boca abierta, que queda a nivel de la superficie.

2.- Coloca una valla en la piscina

Aproximadamente el 75% de los ahogamientos infantiles en piscinas privadas podrían haberse evitado con una valla que rodease los cuatro lados y separase completamente la piscina de la casa y el jardín. Eso sí, la OMS advierte: "El uso de barreras no deberá sustituir el cuidado o la atención de un supervisor adulto capacitado ni exponer al niño al riesgo de quedar atrapado".

Lo que se recomienda es colocar una valla de entre 1.20 y 1.50 m de altura, que resultará efectiva para niños hasta los 6 años y que no sea escalable, con puertas con trabas de seguridad que la rodee completamente.

Si no podemos instalar una valla, se pueden comprar unos dispositivos llamados alarmas de inmersión. O también se pueden usar alarmas perimetrales que nos avisen si han cruzado la zona de seguridad determinada. Todos estos dispositivos electrónicos no suplen nuestra vigilancia ya que pueden fallar en cualquier momento.

3.- Ningún flotador o manguito protege frente al ahogamiento

Desde la iniciativa Ojo Peque al Agua son claros al respecto: "Ningún flotador, manguito, churro o similares protege frente al ahogamiento. Son sistemas de flotación, no de seguridad. Podemos comprobar esto porque todos incluyen una leyenda en la que pone: "No protege frente al ahogamiento”.

Cualquier tipo de hinchable debe ser utilizado únicamente bajo supervisión constante. Los manguitos se resbalan o no ajustan, los flotadores se voltean dejando a los niños sumergidos sin capacidad para darse la vuelta y se deshinchan”.

Desde Ojo Peque al Agua nos recomiendan el chaleco porque “nos permite no tener al niño en brazos todo el tiempo ya que lo mantiene con la cabeza fuera del agua y le deja brazos y piernas libres para moverse”. Los chalecos deben tener siempre el Marcado CE y ser de la talla adecuada a cada niño.

Respecto a los juguetes hinchables, hay que retirarlos y recogerlos de todas las piscinas y así evitar que los niños puedan sumergirse por ir a jugar con ellos en momentos en los que estemos fuera del momento baño.

Y para terminar con los objetos hinchables, un consejo muy importante: al terminar la hora del baño se recomienda vaciar de agua las piscinas pequeñas piscinas hinchables, darles la vuelta y mantenerlas fuera del alcance de los niños.

4.- Succión y cubierta de drenaje

También pueden ser mortales. Se debe evitar el pelo largo suelto, el uso de cadenas, ropa de baño holgada, cuerdas u otros elementos que puedan ser succionados. Debemos educar a los niños para que no se acerquen a estos dispositivos de la piscina.

Todos los adultos deben conocer la ubicación del apagado eléctrico de la piscina y saberla apagar con rapidez en caso de atrapamiento.

5.- No solo hay que tener cuidado en la piscina  

Cuando “aprieta” el calor, cualquier masa de agua que nos refresque nos vale. Por eso, en determinadas zonas, además de playas, piscinas y parques acuáticos entran en juego los ríos, estanques, pozas naturales y pantanos.

En la guía para familias llamada "Disfruta del agua y evita los riesgos", editada por la Cruz Roja y el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, hay 3 puntos claves de prevención en este tipo de entorno:

  • Evitar bañarse en ríos, lagos o pantanos que no conozcas porque, aunque parezcan tranquilos, puede haber corrientes internas, algas y otras plantas acuáticas.
  • Evitar bañarse en ríos de gran caudal, en pozas naturales o bajo las cascadas. Es arriesgado, porque puede haber corrientes o formarse remolinos que te arrastren.
  • En las playas, lagos y ríos donde no conocemos la profundidad, no hay que tirarse de cabeza. Podemos morir por un traumatismo craneoencefálico o quedar con alguna lesión medular permanente.

Respecto a las playas, es imprescindible enseñar a nuestros hijos e hijas a conocer los colores de las banderas. Con bandera roja, queda terminantemente prohibido el baño. Y con bandera amarilla, lo más seguro es que el agua no sobrepase la cadera y debemos explicarles que no se adentren en el agua.

Puesto de socorrismo y bandera amarilla en una playa. Permitido el baño pero con precaución.
Fuente: Canva. Puesto de socorrismo y bandera amarilla en una playa. Permitido el baño pero con precaución.

6.- Educar en prevención

Existe relación entre recibir lecciones de natación y la disminución de los ahogamientos. Así que se debería enseñar a los niños a flotar, nadar y a actuar con prevención. Lo ideal sería que esta formación sea llevada a cabo por instructores acreditados.

Pilar Naval de Ojo Peque al Agua afirma: "Si además educamos en prevención nos aseguramos adolescentes concienciados en los riesgos que eviten comportamientos imprudentes". Evitar todo tipo de accidentes es importante, no solo el ahogamiento.

Por ejemplo, correr por el borde de la piscina no es lo más correcto. Enseña a tus hijos/as a respetar las normas de seguridad en piscinas, parques acuáticos y aguas abiertas. Cuidado con los vasos de cristal, si se rompen pueden producirnos cortes en los pies. Y si cae alguno a la piscina se debería vaciar completamente hasta confirmar con total seguridad que se han retirado todos, con el consiguiente gasto de agua que esto supone.

7.- Los socorristas no son niñeras ni policías

La vigilancia de los menores es una responsabilidad del padre, la madre o tutor, no del socorrista. Sería interesante contarles a los niños qué hacen y donde están e indicarles que deben seguir sus indicaciones. Lo aconsejable es acudir a piscinas y playas en las que estén presentes los socorristas, evitando aquellas en las que no están.

¿Qué debo hacer en caso de ahogamiento de un niño?

Si aun cumpliendo todas estas medidas, ocurre el fatal accidente, deberemos sacar al niño del agua, pedir ayuda, y llamar al 112. También tenemos que iniciar reanimación cardiopulmonar alternando 30 compresiones en el centro del pecho con 2 ventilaciones (respiración boca a boca) hasta que lleguen los servicios de emergencias médicas. 

Bibliografía

Astorga Vergara MA. (2011). Disfruta del agua y evita los riesgos: guía para las familias. Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad : Cruz Roja Española. Disponible en: https://estilosdevidasaludable.sanidad.gob.es/seguridad/pdf/FOLLETO_Guia_familias.pdf

Grupo IBE. (2019) ¿Cuales son los indicios a tener en cuenta para evitar ahogamiento? [Internet]. Disponible en: https://grupoibe.com/evitar-ahogamiento/

Naval P. (2019). Prevención de ahogamientos infantiles [Internet]. OjoPequeAlAgua - Prevención de ahogamientos infantiles. Disponible en: https://ojopequealagua.com/

OMS. (‎2016)‎. Informe mundial sobre ahogamientos: prevenir una importante causa de mortalidad. Organización Mundial de la Salud. https://apps.who.int/iris/handle/10665/251498

OMS. (‎2017)‎. Prevenir los ahogamientos: guía práctica. Organización Mundial de la Salud. https://apps.who.int/iris/handle/10665/259488.

Elena Plaza Moreno

Elena Plaza Moreno (urgenciasyemergen.com)

Enfermera. Experta en Urgencias y Emergencias Extrahospitalarias y en Competencias Digitales para la Salud. Máster en Urgencias Hospitalarias. Instructora de soporte vital básico y avanzado por la Asociación Americana del Corazón. Fundadora del proyecto digital Urgencias y emergencias en el que creo y divulgo contenido de salud basado en la evidencia a través de contenido escrito, podcast (Más que urgencias y emergencias) y en Youtube y Redes Sociales. Actualmente docente en cursos de formación continuada y Expertos Universitarios de Urgencias y emergencias.

Continúa leyendo