5 medidas para cuidar la voz

El cuidado de la voz es necesario para todo el mundo, aunque algunas profesiones tienen más riesgo de sufrir lesiones vocales. ¿Sigues ya estos consejos?

istockphoto

El cuidado de la voz no es una cosa para tomar a la ligera. Muchas personas tienen trabajos que les obligan a hablar durante varias horas seguidas al día, en ocasiones elevando el tono, como por ejemplo los profesores de colegio o instituto, pero todas las personas deberían preocuparse de cuidar esta herramienta tan valiosa que poseemos para comunicarnos los unos con los otros. 

"Algunos de los grupos con más riesgo de padecer lesiones vocales son los teleoperadores, sacerdotes, cantantes, actores y abogados", nos explica Juan Carlos Casado Morente, codirector del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Quirón Campo de Gibraltar. "Mención especial tienen los docentes; está demostrado que en este amplio grupo el de mayor riesgo es el de maestro de primaria", añade.

La voz es el sonido que se produce cuando el aire pasa desde los pulmones a través de la laringe o caja de la voz. En la laringe se encuentran las cuerdas vocales, dos bandas musculares que vibran para emitir los sonidos y que se pueden lastimar con cierta facilidad.

 

Para mantener una voz sana los expertos recomiendan seguir algunas medidas saludables:

Beber agua y evitar el alcohol

Mantener un buen estado de  hidratación asegura una óptima lubricación de las cuerdas vocales. Por ello se recomienda reducir el consumo de aquellas sustancias que producen deshidratación, como las bebidas alcohólicas o las que contienen cafeína.

Además, reducir el consumo de alcohol tiene muchos beneficios más allá del cuidado de la voz.

No fumar

El tabaco produce cáncer de pulmón y garganta, en particular, y en muchos otros órganos. En concreto, da lugar a cambios permanentes en el tono de la voz, su naturaleza y su capacidad.

No hacer mal uso de la voz

La voz no es indestructible, por lo que hay que intentar no gritar ni elevar la voz mucho cuando se está en ambientes ruidosos. Si notamos que nuestra  garganta se reseca mucho o que la voz se está volviendo ronca debemos dejar de hablar.

No aclararse la garganta a menudo

Si se carraspea con frecuencia se recomienda acudir al especialista, puesto que puede estar causado por reflujo, enfermedades alérgicas y/o de los senos paranasales.

Dormir suficiente

La voz es muy sensible a la falta de sueño. Dormir menos de seis horas produce predisposición a padecer lesiones vocales. 

“La voz se produce por el movimiento continuo de dos músculos alojados en el cuello; en el caso del hombre se mueven - se abren y cierran- a razón de 90-120 veces por segundo y en la mujer 160-190 veces por segundo”, nos explica Casado. “Este complejo sistema fonatorio que trabaja con estas capacidades requiere episodios de descanso y reposo; esto se consigue fundamentalmente  mientras se duerme”.

 

Algunas curiosidades sobre la voz

¿Sabías que en otros planetas nuestra voz sonaría muy diferente a como suena en la Tierra? Esto se debe, entre otras cosas, a que la velocidad del sonido es distinta.

También nos quedamos extrañados cuando escuchamos una grabación de nuestra voz, y esto se debe a que cuando hablamos, los sonidos se transmiten por los huesos de la cabeza, que actúan como una caja de resonancia. Siempre escuchamos nuestra voz con un tono más grave de lo que realmente es.

¿Y sabes por qué la voz cambia con la edad? Esto es porque la voz depende de la forma del tracto laríngeo superior, así que conforme crecemos y el cuerpo cambia, también se modifica la voz. Y es por ello que cada persona tenemos una voz única e inigualable.

 

Asesor: Juan Carlos Casado Morente, codirector del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Quirón Campo de Gibraltar y miembro de Top Doctors.

Continúa leyendo