Muy Interesante

Consejos de seguridad alimentaria para seguir en casa

La mayoría de las intoxicaciones alimentarias se producen en el hogar. Los expertos nos cuentan cómo manipular correctamente los alimentos, elegir los mejores accesorios de cocina y hacer la comida con seguridad.

¿Sabías que en España la mayor parte de las intoxicaciones alimentarias se produce en el hogar y no en restaurantes o por consumir alimentos industriales?
“Es lógico que nos pongamos más veces malos en casa porque es donde habitualmente comemos. Por probabilidad es lo más normal. De hecho, en muchos restaurantes podemos comer mejor que en nuestra casa, aunque a veces nos parezca lo contrario porque en esos restaurantes sí que saben lo que hay que hacer. Sí que han recibido formación en cuanto a la manipulación de alimentos y la seguridad alimentaria y esos conocimientos a veces no los tenemos cuando cocinamos en casa”, nos cuenta Miguel Ángel Lurueña, doctor en ciencia y tecnología de los alimentos, ingeniero técnico agrícola y autor del blog Gominolas de petróleo.
Con respecto a los alimentos y productos alimenticios procedentes de la industria, Lurueña comenta que sí, que son seguros: “En cuanto a lo que compramos en las tiendas, hay seguridad, ahí no deberíamos preocuparnos”. Gemma del Caño, farmacéutica especializada en I+D+i e Industria y Máster en Innovación, biotecnología, seguridad y calidad tiene la misma opinión: “Sí que comemos seguro, sano no. Los alimentos dentro de la industria, si se cumplen todos los requisitos, si no se los saltan a la torera como algunas empresas han hecho, sí que son alimentos seguros en la gran mayoría”. En el caso de los bares y restaurantes, la experta nos cuenta lo que hace ella para decidir si comer en ese sitio o salir huyendo: “Yo en lo que me fijo mucho es en cómo está la instalación, si está limpia. A veces se puede ver la cocina. También la barra del bar, qué prácticas tienen los camareros de manipulación, si con la misma bayeta limpian todo… Yo miro todo eso antes de pedir algo de comer”.
Los alimentos pueden contener bacterias como la E. coli y causarnos intoxicaciones alimentarias que cursen con náuseas o vómitos, fuertes cólicos abdominales, diarrea líquida o con mucha sangre, cansancio y fiebre. Esta bacteria, concretamente, duplica su cantidad cada veinte minutos. Una carga elevada de bacterias puede afectar especialmente a embarazadas, niños, ancianos y personas inmunodeprimidas.
Tal y como apunta Gemma del Caño, nuestras neveras contienen Listeria, otra bacteria que puede causarnos problemas. Pero no entremos en pánico, si hacemos una limpieza correcta y frecuente del interior de la nevera (cajones, baldas, paredes…) y lavamos adecuadamente las bolsas que empleamos para hacer la compra, no tendremos de qué preocuparnos.
Con respecto a los alimentos, existen bacterias que pueden causar patologías y otras que no. Miguel Ángel Lurueña nos lo explica a grandes rasgos: “Hay bacterias que nos pueden enfermar pero que aun así no alteran los alimentos, por ejemplo, la Salmonella y la Listeria. Estas son las más peligrosas y las más frecuentes. Te puedes comer una tortilla que tenga Salmonella y que te sepa muy rica porque la Salmonella no altera el sabor. Si alterara el sabor nadie se pondría malo porque no se la comería”.
“Un error muy frecuente es pensar que si los alimentos huelen mal o tienen mala pinta es porque están malos y si tienen buena pinta o huelen bien, es la prueba irrefutable de que están buenos. No es así. Simplificando mucho, hay dos tipos de bacterias: unas estropean los alimentos pero no tienen por qué ser patógenas y hay otras que sí son patógenas pero que no tienen por qué estropear los alimentos. Normalmente asociamos las dos cosas porque cuando un alimento huele mal, se supone que ya tiene muchas bacterias, y puede haber bacterias de todo tipo, de las que estropean los alimentos y de las que nos ponen malos, que a veces son las mismas”.
Sobre si es cierto que en verano se producen más intoxicaciones alimentarias, Lurueña nos cuenta que la salmonelosis (enfermedad producida por bacterias Salmonella presentes en el alimento) es estacional, se da sobre todo en verano. “Esto es así porque las altas temperaturas favorecen su desarrollo, sobre todo si dejamos los alimentos a temperatura ambiente.
A continuación, os dejamos una buena batería de consejos de seguridad alimentaria para poner en práctica en el hogar. Porque ahora ya sabemos que hay más riesgos en casa que fuera de ella.
Este texto se ha realizado con el asesoramiento de Gemma del Caño, farmacéutica especializada en I+D+i e Industria y Máster en Innovación, biotecnología, seguridad y calidad;  Miguel Ángel Lurueña, doctor en ciencia y tecnología de los alimentos, ingeniero técnico agrícola y autor del blog Gominolas de petróleo y Rosa Porcel, doctora en bioquímica y biología molecular, investigadora de la Universitat Politècnica de València.

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking