Muy Interesante

La cara es el espejo... de los genes

Existen más de 700 desórdenes genéticos que provocan sutiles alteraciones en los rasgos faciales infantiles. El investigador Peter Hammond ha desarrollado un software para identificarlos sin necesidad de analizar el ADN.

Existen más de 700 desórdenes genéticos que provocan sutiles alteraciones en los rasgos faciales infantiles. El síndrome de Down es el caso más evidente, pero hay otros mucho menos frecuentes y difíciles de percibir incluso para un médico, como el síndrome de Noonan (ojos de base amplia o inclinados hacia abajo) o el síndrome de Smith Magenis (nariz chata y labio superior elevado).

Por eso el profesor Peter Hammond, del Instituto de Salud Infantil de Londres, ha echado mano de la fotografía digital en 3D para crear un software informático que analiza hasta 25.000 puntos del rostro de un niño para diagnosticar o descartar ciertos trastornos genéticos. Cuando los rasgos faciales hacen sospechar de un desorden genético concreto, se procede a hacer un test molecular que lo confirme. De esta forma se consigue un diagnóstico más rápido y más barato, afirmaba Hammond en su intervención en el Festival Británico de la Ciencia (BA Festival of Science), que estos días se celebra en la Universidad de York.

BA Festival of Science 2007 (http://www.the-ba.net/)

La ventana a un mundo en constante cambio

Muy Interesante

Recibe nuestra revista en tu casa desde 39 euros al año

Suscríbete
Suscripciones a Muy Interesante
tracking