¿Tienes tendencia a obsesionarte?

Escoge una de las respuestas según te identifiques más o menos con el enunciado.

0 / 0

1/15 Me cuesta mucho desconectar de mi trabajo si no tengo una afición que ocupe mi mente por completo.

2/15 A veces me vienen a la cabeza pensamientos o imágenes desagradables que solo desaparecen cuando me pongo a hacer una actividad determinada.

3/15 Pierdo el tiempo en tareas que no son muy importantes pero que intento ejecutar a la perfección.

4/15 Me preocupa mantener ciertos objetos de uso cotidiano en un orden que yo he establecido previamente.

5/15 Me invade la ansiedad cuando dejo de llevar a cabo ciertas actividades que realizo todos los días.

6/15 Me inquieta la posibilidad de que ocurran sucesos terribles por mi culpa.

7/15 Cuando me entusiasmo con un determinado reto, desaparecen para mí el resto de objetivos vitales.

8/15 Me he sentido obligado a realizar repetidamente determinadas acciones –comprobar si algo está debidamente cerrado, tocar objetos, contar o nivelar ropa…–, y me ha costado parar de hacerlo.

9/15 He dedicado más de dos horas diarias durante semanas a actividades que a priori consideraba como un hobby

10/15 Vivo angustiado por lo que pueda suceder en el futuro.

11/15 Cuando tengo algo en la cabeza, prefiero aislarme de los demás durante días enteros.

12/15 Huyo de ciertas aficiones y ambientes porque sé que acabaría enganchado a ellos.

13/15 Practico rituales compulsivos de forma cotidiana.

14/15 Me siento vacío cuando abandono una actividad en la que llevo tiempo involucrado.

15/15 Mi vida social se reduce a personas que comparten conmigo una determinada pasión.

Eres poco obsesivo

Tienes pocas probabilidades de caer en una obsesión. La virtud de este escaso riesgo a engancharte con algo es tu capacidad de desconexión y tu bajo nivel de ansiedad. Sin embargo, también hay una desventaja: te resultará difícil entusiasmarte. Intenta diversificar tus intereses, porque probablemente no habrá una actividad única que encienda tu pasión y te sirva de motor vital.

Tienes tendencia a la obsesión

Te encuentras en un envidiable punto medio: eres capaz de fascinarte con ciertos asuntos y dedicar una gran cantidad de energía a ellos, pero pocas veces llegan a convertirse en ideas fijas. Canaliza de forma inteligente esta habilidad para reservar tus fuerzas a aquello que realmente te merece la pena.

Eres una persona obsesiva en potencia

Eres un obsesivo en potencia. Y este rasgo de carácter tiene sus ventajas: te va a permitir luchar por objetivos que a los demás les pueden parecer casi inalcanzables; harás todo lo humanamente posible por superarlos. Pero también deberás esforzarte por no descuidar el resto de tu vida cuando te involucras en algo y prepararte para la decepción ante un posible resultado negativo después de haber invertido un montón de energía.