Veneno de abeja contra el sida

La abeja 'Apis mellifera' segrega una potente toxina con el potencial de destruir no solo el virus VIH, sino también ciertos tipos de tumores.

Un ejemplo es la abeja Apis mellifera. Este insecto secreta una toxina llamada melitina que puede destruir el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) sin dañar las células del organismo. Para comprobarlo, científicos de la Universidad de Washington, en EE. UU., bombardearon con nanopartículas de esta sustancia al virus. El ataque consiguió agujerear la envoltura protectora que lo rodea hasta destruirlo.

"A diferencia de los fármacos clásicos, que impiden que el VIH se reproduzca pero no lo matan, nuestro tratamiento ataca a una parte esencial de su estructura y acaba con él", destaca Joshua L. Hood, coautor del hallazgo. Y lo hace sin efectos secundarios, ya que para evitar dañar a las células sanas, mucho más grandes, Hood añadió unas estructuras protectoras en la superficie de las nanopartículas que hacen que el medicamento rebote cuando contacta con los tejidos normales.

El poder de la melitina ha sido empleada también para destruir tumores. De momento, ha permitido reducir un 88 % el tamaño de un melanoma. “Las células cancerosas se adaptan y se hacen resistentes a muchos agentes antitumorales, pero es difícil que encuentren un mecanismo para esquivar a esta mortífera sustancia”, dice Paul Schlesinger, el biólogo de la citada universidad artífice de estos logros.

Otras investigaciones se centran en la apamina, una molécula del veneno de la abeja que por sus efectos neuronales podría usarse contra la depresión y la demencia.

Otras toxinas naturales para tratar enfermedades en el reportaje Venenos que curan, escrito por Elena Sanz. Puedes leerlo el número 9 de la revista Muy Saludable, ya en tu kiosco. 



Etiquetas: animalesmedicinasaludsida

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar