Los últimos yazidíes

Los terroristas del Dáesh tienen en el punto de mira a los yazidíes, un grupo religioso asentado en Irak, Siria y Turquía cuya fe les resulta herética.

También te puede interesar: En la mente del fanático
SEGURO QUE TE INTERESA...

Sobre ellos se han planteado numerosas hipótesis: para algunos descienden de los antiguos asirios o de un pueblo nómada; para otros, provienen de la ciudad siria de Bosra, pero no hay pruebas que lo confirmen. Muchos suponen que son los seguidores de Yazid I, segundo califa omeya, que reinó en Damasco entre 680 y 683. Pero semejante creencia solo se basa en un parecido lingüístico; el término yazidí se usaba mucho antes de que existiera el islam. Así, es de los musulmanes de quienes obtenemos más información, aunque hay que manejarla con cuidado: los yazidíes los han considerado conquistadores y opresores, y, en general, no han mantenido buenas relaciones con ellos.

El ángel caído que rige el mundo

Resulta difícil precisar cuál es el origen de las creencias de un pueblo del que se ignora su historia. Los yazidíes creen en la existencia de un ser supremo indulgente, al que llaman Khude, pero no le dedican oraciones o sacrificios. Khude se creó a sí mismo y a siete arcángeles, dirigidos por Melek Taus, el Ángel del Pavo Real. Este habría dado origen a la vida a partir del caos primordial y actuaría como intercesor entre el hombre y Dios. El primer ser humano, Adán, carecía de alma, por lo que Melek Taus sopló el aliento vital sobre él y luego lo puso frente al sol, símbolo del Creador. Según la tradición yazidí, Dios habría ordenado a Melek Taus inclinarse ante Adán, a lo que se negó por considerarlo inferior. Por su rebeldía fue condenado y pasó siete mil años llorando, hasta extinguir el infierno con sus lágrimas. Al fin, Dios le perdonó y convirtió en gobernante de la Tierra, por lo que los yazidíes lo consideran benévolo. La historia de Malek Taus presenta algunas similitudes con la de Shaytán o Iblis –el adversario o el tentador–, un genio malvado del islam, y el Satanás de los cristianos. Por ello, los yazidíes han sido erróneamente considerados como adoradores del diablo.

Puedes leer íntegramente el artículo "Los últimos yazidíes", escrito por Miguel Ángel Sabadell y Gema Delicado, en el número 432 de Muy Interesante.

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

Imagen: Rachel Unkovic / International Rescue Committee / CC

Etiquetas: culturahistoriareligion

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar