Los peligros de veranear en pareja

24 horas al día los siete días de la semana juntos: ¿planazo o desastre a la vista? Conoce los pros y contras.

¿Y qué hay sobre veranear con uno mismo? Viajar solo es una de esas experiencias de la vida que la gente suele odiar o adorar. Parece que no hay término medio. Las vacaciones single son una opción de la que la mayoría huye, muchos se avergüenzan y de la que algunos presumen, pero en sí no son ni buenas ni malas. Para Eva Hidalgo, “según interpretemos la situación, la recordaremos como un mal sueño o como las mejores vacaciones en mucho tiempo”. ¿Qué hacer para que resulten satisfactorias? Hidalgo aporta tres consejos para encontrar el lado positivo de las vacaciones en solitario: lo primero, marcarse un pequeño desafío. Este aliciente será la chispa para mantenerse activo durante los primeros días de descanso. ¿Por qué no hacer una etapa del camino de Santiago, un trekking al Himalaya, un bautismo de buceo o leer la novela que tienes pendiente desde hace meses? El segundo consejo es mimarse mucho, recordar que en estas vacaciones tú eres la prioridad. Por ejemplo, está bien concederse algunos caprichos, como visitar un espá, ir a comer a algún restaurante que te encante o dormir la siesta tantas horas como te apetezca. Por último, esta psicóloga cree que es bueno relacionarse. El objetivo no es pasar el veraneo buscando compañía, pero sí con una actitud positiva y abierta, que hará el viaje mucho más enriquecedor. Así que quizá estés empezando a valorar la posibilidad de hacer la maleta y reservar una habitación individual. No sería mala idea, porque, como dice Hidalgo, “el único riesgo es descubrir que te gusta”. Y es que uno de los beneficios que la experta asocia a pasar unos días sin más compañía que la de uno mismo deriva precisamente de la soledad. “Poder disponer de tiempo para nosotros es muy positivo. A nivel individual, contar con unos días para cuidarnos y practicar actividades que nos gustan puede fortalecer la autoestima. Y desde el punto de vista relacional nos ofrece vivencias que compartiremos a la vuelta con nuestra pareja, lo cual puede favorecer un reencuentro maravilloso”, concluye Hidalgo.

 

Más información en el Dossier vacaciones: ¿Mejor solo o acompañado?, escrito por Eva Carnero. Puedes leerlo en el número 423 de Muy Interesante.

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

Etiquetas: amorparejapsicología

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar