Las próximas residencias marcianas

Un equipo de diseñadores ha ideado un nuevo tipo de instalaciones impresas en 3D que permitiría albergar con seguridad a los futuros colonos del planeta rojo.

Los pioneros que colonicen un día ese mundo situado a una media de 225 millones de kilómetros de la Tierra y al que llamamos  Marte en honor al dios de la guerra de los romanos, necesitarán residencias que los mantengan vivos. Podrían ser como las MARSHA, diseñadas por la firma neoyorquina AI Spacefactory para el 3D-Printed Habitat Challenge, un concurso convocado por la NASA en busca de soluciones habitacionales para el planeta rojo.

Un brazo robótico unido a un róver las imprimiría en 3D con materiales marcianos: una mezcla de fibra de basalto extraída de rocas del lugar y ácido poliláctico, un  plástico biodegradable que se produciría a partir de  plantas cultivadas en Marte. La mezcla, ultrarresistente y eficaz contra la radiación, serviría para levantar una estructura de cuatro pisos con dos capas: una aislante y anclada al suelo, y otra que funciona como hábitat.

Un pedacito de la Tierra

Estas burbujas de vida albergarían hasta cuatro personas. Una gran claraboya en su techo y las ventanas de las paredes darían paso a la luz solar, pero no a su dañina radiación. Las aberturas se han diseñado para que la iluminación interior se asemeje a la terrestre, de forma que se respeten los ritmos circadianos de los astronautas.

¿Cómo lograr que la estancia en Marte no sea un suplicio? El espacio habitable de las MARSHA tendrá cuatro niveles comunicados por escaleras. El piso bajo incluirá un laboratorio húmedo –pensado para trabajar con sustancias químicas–; el primero, la cocina y un laboratorio seco –destinado a mediciones–;  y los dos superiores se destinarán al descanso, los baños, el ocio y el ejercicio. Sus moradores dormirán en una especie de cápsulas-dormitorio que les proporcionarán cierta privacidad.

La conquista de Marte

El planeta rojo lleva décadas en el punto de mira de la humanidad. Estados y empresas invierten millonadas en preparar misiones que nos lleven a ese mundo desolado que quizá acabe siendo nuestro hogar.

20-7-1976. Se posa en Marte la Viking 1, la primera nave humana en llegar a su superficie. Las primeras fotos cercanas las tomó la Mariner 4 el 14-7-1965, fecha en la que sobrevoló el planeta.

2030. La NASA planea enviar misiones tripuladas en esa década. El presupuesto inicial aprobado por el gobierno de EE. UU. supera los 17.000 millones de euros.

520 días. Esta sería la duración del viaje (ida, estancia de un mes y vuelta). La radiación sufrida por los astronautas equivaldría a la de hacerse 60 tomografías computarizadas.

2028. Elon Musk, fundador de Space X, dice que su empresa llevará seres humanos a suelo marciano en esa fecha tan cercana. La misión estaría precedida por un primer envío de material unos años antes.

100 personas. Son los viajeros que transportará a Marte el BFR, la nave de Space X de 48 metros de longitud y 9 de diámetro. Entrará en la atmósfera del planeta a una velocidad de 7,5 km/s.

 

Puedes leer íntegramente la sección Discovery, en el número 449 de Muy Interesante.

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@zinetmedia.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

Imagen: AI Spacefactory

Francisco Jódar

Francisco Jódar

Periodista. Curioso. Escéptico reincidente. Optimista feroz: no hay mañana, pero me levanto todos los días a las 6.