Las guerras más absurdas

Los humanos nunca hemos necesitado grandes excusas para ir a la guerra. Pero algunos conflictos históricos ejemplifican nuestra estupidez mejor que otros.

Las guerras más absurdas

En 1325, en la fragmentada Italia, las ciudades de Bolonia y Módena se enzarzaron en una guerra que se desencadenó, según narra el poema satírico de Alessandro Tassoni El cubo robado (1622), por la sustracción de un simple cubo. Los boloñeses eran güelfos, esto es, partidarios del papa, mientras que los modeneses eran gibelinos, es decir, partidarios del emperador del Sacro Imperio Romano. La tensión entre esas ciudades, alejadas entre sí no más de 44 kilómetros, por el control de los territorios cercanos fue en aumento hasta que, un día, un grupo de soldados de Módena se infiltró en Bolonia y robó el cubo de madera de un pozo de la plaza principal. En la incursión, mataron a algunos lugareños. La ciudad ofendida exigió la devolución del trofeo, pero Módena se negó.

También te puede interesar:

Y aquello fue la gota que colmó el cubo: Bolonia declaró la guerra y reunió a un ejército de 32.000 hombres, que se enfrentó a 7.000 de Módena en la batalla de Zappolino. Se perdieron 2.000 vidas en el choque, y Módena se alzó victoriosa, con lo que el cubo permaneció en su poder. Hoy, esta ciudad conserva aquel recipiente de madera en el ayuntamiento y exhibe una réplica en la Torre della Ghirlandina en recuerdo del triunfo.

Guerra de los pasteles, en1838

Por unos pasteles

La guerra del cubo no ha sido, ni mucho menos, el único choque sin sentido. El 21 de marzo de 1838, diez barcos de guerra franceses, enviados por el monarca Luis Felipe I, anclaron en el puerto mexicano de Veracruz y amenazaron con bloquearlo si no se satisfacían sus reclamaciones antes del 15 de abril. Exigían, entre otras cosas, el pago de unos pasteles que algunos oficiales del presidente Santa Anna se habían comido en un restaurante de Tacubaya, propiedad del señor Remontel, ciudadano galo.

Según algunas fuentes, los oficiales se habían marchado sin pagar; según otras, los militares, borrachos, habían causado además numerosos destrozos en el local. La reclamación por los daños que Remontel había elevado al Gobierno mexicano –por importe de 60.000 pesos– fue ignorada, por lo que la trasladó a las autoridades galas, quienes la usaron, junto con las de otros comerciantes, para presionar al Ejecutivo azteca, al que exigían en total 600.000 pesos. Los mexicanos no cedieron, y el 16 de abril los franceses iniciaron el bloqueo de todos los puertos del golfo de México.

Tras ocho meses de presión, estalló el conflicto armado. Santa Anna acudió a defender Veracruz, y el contraalmirante Charles Baudin, al mando de la flota gala, envió a tierra una columna de mil efectivos para apresarlo. Estos no consiguieron derrotar a los mexicanos y hubieron de retirarse y regresar a los barcos, desde donde comenzaron a bombardear la ciudad. Finalmente, los ingleses, a quienes el bloqueo también impedía comerciar con los puertos aztecas, enviaron una flota a la zona y consiguieron que ambas partes firmaran un tratado de paz, por el cual México terminó pagando los 600.000 pesos reclamados. El pastelero quedó satisfecho, pero la factura del carnicero ascendió a 133 muertos y 214 heridos entre ambos bandos.

Puedes leer íntegramente el artículo "Las guerras más absurdas", escrito por Pedro Estrada, en el número 439 de Muy Interesante.

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@zinetmedia.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

Imágenes: Comune di Modena / Palacio de Versalles

CONTINÚA LEYENDO