Homeopatía: agua con azúcar vendida a peso de oro

Muchos españoles confían en este sistema medicinal, pese a que no existe ni una sola prueba científica de su eficacia.


La homeopatía es la más popular de las seudoterapias. Su principio básico es que una sustancia que provoca los mismos síntomas que una enfermedad puede curar esta; y que cuanto más pequeña es la dosis administrada de esa sustancia, mayor es su efecto. De ahí que los compuestos presuntamente curativos se diluyan en agua en proporciones a veces equivalentes a disolver una aspirina en el Atlántico. Esta medicina alternativa fue creada por el médico alemán Samuel Hahnemann en 1796.

Los productos homeopáticos se componen básicamente de agua y azúcar, y nunca han demostrado más efectividad que el placebo. Pero se benefician de una legislación europea a su medida, fruto de las presiones de las poderosas industrias del sector alemana y francesa, que les otorga la categoría de medicamentos sin demostrar que sanen algo; solo han de probar que son seguros, como una gominola.

Un negocio descontrolado

La venta en farmacias, obligatoria al considerarse medicamento, otorga a la homeopatía un plus de credibilidad ante los consumidores. Es algo con
 lo que quiere acabar el Ministerio de Sanidad, que cuenta con el apo
yo de las sociedades científicas
 españolas de farmacéuticos para 
sacar esta práctica de los des
pachos de farmacia.

Otra posi
ble vía que explora el Gobierno,
 dentro de los límites que marca la
 directiva europea (la 92/73/CEE,
 actualizada en la 2001/83/CE), 
es que los productos homeopá
ticos dejen claro en el etiquetado 
que no se ha demostrado que
 curen nada. El paso definitivo, 
obviamente, sería trabajar en Bru
selas para modificar esa norma,
 dado el consenso existente en la
 comunidad científica mundial so
bre la inutilidad y los riesgos de la 
homeopatía.

En el último cuarto de siglo, España ha incumplido sistemáticamente la directiva europea sobre el control de los productos homeopáticos. La norma obligaba desde 1992 a que estos preparados se inscribieran en un registro y contaran con una autorización de la Administración sanitaria nacional para su venta, algo que nunca se ha hecho. “Los productos homeopáticos se han vendido aquí sin autorización y sin pagar tasas de comercialización durante más de veinticinco años”, dice el abogado Fernando Frías, miembro del Círculo Escéptico y experto en seudoterapias.

El anterior Gobierno del PP iba a regularizar la situación de forma muy generosa con las multinacionales de la homeopatía: no les iba a cobrar las tasas atrasadas y les iba a hacer una millonaria rebaja en las nuevas, frente a las que pagan las medicinas de verdad. Veremos qué hace el Gobierno de Pedro Sánchez.

Más información sobre otras seudoterapias en el reportaje "El timo de la medicina alternativa", escrito por Luis Alfonso Gámez para el número 449 de Muy Interesante (octubre de 2018).

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@zinetmedia.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.