Eres un vago por naturaleza

¿Estás 'programado' para no darle un palo al agua? Esta investigación sugiere que sí.

pereza

Deja de tener mala conciencia si tu impulso más habitual es el de dedicarte a la contemplación, preferentemente en estado horizontal. Según una reciente investigación hecha en la Universidad de Columbia Británica (Canadá), a nuestros cerebros les gusta el sedentarismo, lo que explicaría el aumento de este, pese a que vivimos en una sociedad que nos bombardea con advertencias para que hagamos ejercicio y en la que la pereza está cada vez peor vista. 

El neurocientífico Matthieu P. Boisgontier ha dirigido este experimento que sugiere que estamos programados para hacer el mínimo esfuerzo posible. Él y sus colegas reclutaron un grupo de voluntarios jóvenes que debían sentarse frente a un ordenador y controlar con un mando un avatar que aparecía en la pantalla. Se les mostraban de una en una imágenes que representaban actividad física o inactividad; los sujetos tenían que mover el avatar lo más rápido posible hacia las que mostraban actividad, y alejarlo lo más deprisa que pudieran de las contrarias.

También te puede interesar:


Para qué cansarse 

Durante el proceso, se registró con electrodos lo que pasaba en sus cerebros. Se observó que los participantes eran más rápidos al dirigir el avatar hacia las imágenes de actividad que al alejarlo de las perezosas, pero los electroencefalogramas demostraron que esa velocidad consumía muchos más recursos cerebrales que optar por las ilustraciones perezosas, a pesar de que los sujetos ni siquiera se levantaban de sus sillas. Como es sabido, el encéfalo tiende siempre que puede al mínimo esfuerzo para almacenar energía necesaria para sobrevivir. Aunque no quieras, tus neuronas conspiran para que te apoltrones.

Según Boisgontier, “la gran novedad de este experimento es que demuestra que si eliges las imágenes de actividad física pagarás un alto coste en términos de gasto de energía por parte del cerebro, y de ahí que este tienda a favorecer los comportamientos sedentarios”. ¿Podemos recablear nuestros circuitos neuronales para que no se inclinen a la vagancia? Boisgontier cree que “es difícil inhibir los comportamientos inconscientes, porque desconoces lo que está ocurriendo en tu cabeza. Pero saber que esos mecanimos existen ya supone un importante primer paso”.

 


Y también tendemos a...

... Perdonar

Al juzgar la moral de alguien, nos centramos en las impresiones positivas, y cambiamos las negativas en cuanto el sujeto que valoramos rectifica algún mal comportamiento. Así lo indica un experimento con 1.500 voluntarios hecho por psicólogos de las universidades de Yale y Oxford y otras instituciones educativas. Los voluntarios observaban la conducta de dos extraños con actitudes opuestas (generosa y egoísta) y daban su opinión a los investigadores, que detectaron una tendencia general a perdonar malas actitudes, que se tenían por pasajeras. Esta inclinación a otorgar el beneficio de la duda podría deberse a nuestra necesidad básica de mantener buenas relaciones sociales.

... ser altruistas

El cerebro ha evolucionado para favorecer el altruismo, según un trabajo de neurocientíficos de la Universidad de California en Los Ángeles. Los escáneres cerebrales practicados a veinte personas sometidas a diversos juegos y pruebas indicaron que las áreas cerebrales asociadas a la imitación y la percepción del dolor y las emociones se encienden cuando contemplamos la actividad ajena. Los especialistas creen que cuanto más experimentamos el estado de otros, más nos inclinamos a tratarlos inconscientemente como a nosotros mismos, y que esta es la base del altruismo.

... seguir los mismos ritmos

Un estudio dirigido por Andrea Ravignani, científico cognitivo de la Universidad Libre de Bruselas, ha descubierto que los humanos de todas las culturas comparten seis universales musicales que los llevan a completar melodías de igual forma y a seguir ciertos patrones idénticos de ritmos. El hallazgo sugiere que podría haber estructuras cerebrales responsables del fenómeno.

Más noticias sobre las últimas investigaciones científicas, en el número 450 de Muy Interesante (noviembre de 2018), ya en tu quiosco. 

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@zinetmedia.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

 

CONTINÚA LEYENDO