El extraño hueso de Lucy

Descubren que uno de los huesos de esta conocida hembra de australopiteco, celosamente guardado desde hace 43 años, pertenece a otra especie.

Por la noche, el equipo celebró el hallazgo hablando animadamente junto al fuego. El tema de los Beatles Lucy in the Sky with Diamonds sonaba en un magnetófono y, por ello, el nuevo fósil fue apodado cariñosamente así, Lucy. Nadie recuerda quién fue el primero en proponerlo, pero su nombre y su esqueleto, de 3,2 millones de años, pronto se harían muy famosos. Hoy, esta Australopithecus afarensis aparece en todos los museos dedicados a la evolución humana. Ha sido estudiada exhaustivamente. Sin embargo, aún guardaba un gran secreto.

Algo no encaja

Este comenzó a revelarse cuando Gary Sawyer y Mike Smith, del Museo Estadounidense de Historia Natural, y Scott Williams, de la Universidad de Nueva York, empezaron a trabajar con una nueva reconstrucción de Lucy. Marc Meyer, del Departamento de Antropología del Chaffey College, en California, también se unió al grupo. Mientras examinaban las réplicas del esqueleto, Smith observó que un trozo de vértebra, conocido como AL 288-1am, no parecía encajar con el resto de los huesos de la columna. Era demasiado pequeño. Además del inadecuado tamaño, se detectó otra anomalía. Johanson y su equipo indican en su descripción que –1am tiene un aspecto pulido, como desgastado por el agua, pero es el único resto que muestra tal característica. Al final, Meyer llegó a la conclusión de que quizá no pertenecía a Lucy; había que considerar otras posibilidades, pues podría tratarse del hueso de otro individuo. La cosa se complicaba.

Etiquetas: Australopithecuspaleontología

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar