Cazadores de microbios

Un equipo de científicos trabaja en el Earth Microbiome Project, cuyo objetivo es crear la primera base de datos de referencia de los microorganismos de la Tierra.

bacterias

Investigadores de todo el mundo se han involucrado en la megaaventura del Earth Microbiome Project (en español, Proyecto del Microbioma de la Tierra), cuyo objetivo consiste en estudiar la vida microbiana que coloniza nuestro planeta. Las cifras dan una idea de su magnitud: más de medio millar de científicos involucrados, 27.751 muestras recogidas de 43 países de todos los continentes y más de 2.200 millones de secuencias de ADN.

 

El proyecto arrancó en 2010 y ya han empezado a publicar algunos datos. “Los resultados están abiertos a todo el mundo”, subraya su coordinador, Luke R. Thompson, que investiga en el Laboratorio Oceanográfico Atlántico y Meteorológico de la NOAA (la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos). El proyecto se centraliza en una base de datos en la que los científicos están volcando la información que van obteniendo.

 

Uno de sus fundadores es el microbiólogo Jack Gilbert. La idea de crear una iniciativa de este tipo se le ocurrió tras analizar los resultados de varias investigaciones. “Estaba encontrando tendencias en el océano y en los suelos, y quería determinar si esos patrones se hallaban en todos los entornos conocidos de la Tierra”, recuerda Gilbert, que trabaja en el Laboratorio Nacional Argonne y en la Universidad de Chicago (EE. UU.). Lo que el científico quería averiguar era si existía una regla universal para la ecología microbiana. “En efecto, descubrir algún superparámetro que impulsara la diversidad microbiana y la estructura de los ecosistemas microbianos”, resume.

 

Los primeros resultados del proyecto reflejan algo que va en esa línea. Según Gilbert, uno de los hallazgos más interesantes con los que se han topado es la distribución universal de diferentes tipos de bacterias, lo que significa que algunas especies bacterianas son las mismas a lo largo de todo el planeta. El microbiólogo cree que existe una gran ruta de distribución mundial para los microbios, una suerte de superautopista microbiana global, como él la llama.

 

Científicos ‘made in Spain’

 

Entre el medio millar de investigadores del proyecto, hay varios españoles. Es el caso de Iratxe Zarraonaindia. La genetista trabajó con Gilbert durante su estancia posdoctoral en el citado laboratorio Argonne, en Chicago. Uno de sus estudios se centró en analizar los microorganismos asociados a cinco viñedos de Long Island, en Nueva York (EE. UU.).

 

Para ello, Zarraonaindia y sus colegas analizaron las bacterias presentes en los diferentes órganos de la planta y en el suelo. Al comprobar que muchos de los microbios que estaban en la uva y luego en el mosto procedían del suelo, concluyeron que, durante la vendimia, al recolectar la uva y dejar las cajas en el suelo, estas se impregnaban de bacterias que al final llegaban al vino. También descubrieron que los microbios influían en la denominación de origen de esta bebida.

 

Otro español que también está colaborando en este atlas mundial microbiano es Juan Manuel Peralta. Aunque ahora mismo investiga en la Estación Biológica de Doñana (CSIC), el biólogo trabajó un tiempo en Estados Unidos con un contrato posdoctoral de la Universidad de Granada. Como en el caso de Zarraonaindia, tuvo la oportunidad de colaborar con otro de los fundadores del proyecto, en los laboratorios de Rob Knight de California (EE. UU.).

 

“El Earth Microbiome Project era uno de los macroproyectos en los que participaba el laboratorio de Knight y era impresionante ver cómo informáticos, matemáticos, microbiólogos y ecólogos investigaban juntos, repartiendo la carga de trabajo según las habilidades y capacidades de cada uno”, resalta Peralta. Durante su etapa en California, pudo secuenciar muestras que había recogido previamente en España, en 2007, y que pasaron a formar parte del proyecto. Una de las investigaciones se centra en el microbioma de la cáscara de los huevos de una comunidad de aves del sudeste peninsular.

Puedes leer íntegramente el artículo "Cazadores de microbios", escrito por Laura Chaparro, en el número 442 de Muy Interesante.

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@zinetmedia.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

CONTINÚA LEYENDO