Asistentes virtuales: ¿en qué pueden ayudarte?

Las compañías tecnológicas están mejorando sus sistemas de reconocimiento de voz para que las máquinas nos entiendan (y obedezcan) a la primera.

Asistentes virtuales: ¿en qué pueden ayudarte?

Todavía queda mucho para llegar al nivel de interacción que nos muestran películas como Her, donde el protagonista se enamora de una inteligencia artificial, pero eso no quiere decir que en su estado actual los asistentes virtuales –Siri, de Apple; Cortana, de Microsoft; Alexa, de Amazon; Google Now…– no sean útiles. Su mercado, de hecho, crecerá durante la próxima década a un ritmo del 34 % anual, hasta alcanzar los 12.000 millones de dólares de facturación, según Global Markets Insights. En solo una década, el 50 % de las interacciones con máquinas podría realizarse a través de la voz. Parte de ese crecimiento vendrá de nuevos smartphones con mejores asistentes o nuevos dispositivos para el hogar.

Google, que presentó su inteligencia artificial conversacional Assistant hace solo un año, ha comenzado a extender su presencia a los terminales Android equipados con la última versión del sistema operativo y Amazon ha llegado a acuerdos con varios fabricantes de electrónica y telefonía para llevar a Alexa a sus productos.

En ambos casos se trata de plataformas de inteligencia artificial que han puesto la mirada, sobre todo, en el hogar. Estos asistentes virtuales podrían acabar convirtiéndose en el mayordomo que necesita la tecnología domótica para convencer al gran público.

Hoy en día es posible automatizar casi todos los elementos de la casa, desde la seguridad a la iluminación, pasando por la limpieza o el control de temperatura, pero cuantos más dispositivos inteligentes se colocan en casa, más engorroso se vuelve controlarlos. Hacen falta varias aplicaciones y tener siempre a mano un teléfono o una tableta como centro de control.

Los asistentes virtuales pueden ser el lubricante que elimine la fricción entre el usuario y los elementos inteligentes del hogar, ya que permiten controlarlos con la voz de manera más natural.

La otra parte de ese crecimiento vendrá también al considerar su aplicación fuera del ámbito personal. Si la voz se convierte en el nuevo método de interacción con la informática y la tecnología –no el único, pero sí el preferido–, estos asistentes también serán comunes en nuestro trabajo.

En vez de pasarnos horas analizando una hoja de Excel, pediremos un resumen de las cifras más significativas. En lugar de navegar por complejos menús, solicitaremos al ordenador que dibuje o diseñe una estructura definiendo sus características físicas. Ninguna de estas tareas se realizarán exclusivamente con voz –la imagen seguirá siendo un medio efectivo para presentar información–, pero la combinación de interfaces táctiles o gráficas con sistemas expertos capaces de entender el lenguaje natural simplificará muchas de las tareas a las que hoy dedicamos horas.

 

Foto: Google Assistant Update

 

Puedes leer el reportaje íntegro sobre los asistentes virtuales, escrito por Ángel Jiménez de Luis en el número 432 de Muy Interesante.

 

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

 Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

 

 

 

CONTINÚA LEYENDO