1938: se descubre la fisión nuclear

El hallazgo de que los átomos pueden romperse y que ello genera gran cantidad de energía propiciaría el desarrollo de las centrales nucleares y las armas atómicas.

Otto Hahn y Lise Meitner, en su laboratorio de Berlín.

A comienzos de los años 30 del siglo pasado, se multiplicaban las investigaciones sobre radiactividad. Poco después de que James Chadwick hallara el neutrón, una partícula sin carga eléctrica, el físico Enrico Fermi se interesó en los experimentos que realizaban Frédéric e Irène Joliot-Curie sobre radiactividad artificial, por lo que obtendrían el Nobel de Química en 1935 –el de Física fue para el mencionado Chadwick–.

Bombardeo de neutrones

Fermi utilizó los novedosos neutrones como proyectiles para bombardear los núcleos atómicos. Lo hizo de modo sistemático, comenzando por átomos pequeños. Con ello logró el Nobel en 1938 “por sus demostraciones sobre la existencia de nuevos elementos radiactivos producidos por procesos de irradiación con neutrones y por sus descubrimientos sobre las reacciones nucleares debidas a los neutrones lentos”.

También te puede interesar:

La idea era que el núcleo podía absorber el neutrón, con lo que se daba lugar a un elemento más pesado y se volvía radiactivo en muchas ocasiones. De ese modo, Fermi pensaba llegar a obtener átomos más grandes que el  uranio –los llamados transuránicos–, inexistentes en la naturaleza y radiactivos.

El problema es que era difícil medir la radiactividad inducida en los productos cuando ya había radiactividad natural en el elemento de partida. Entonces se produjo algo inesperado. Fermi pensaba que obtendría átomos mayores, pero la química Ida Noddack ya había sugerido en 1934 que el bombardeo del uranio con neutrones podría dar lugar a átomos más ligeros si se rompía el núcleo en varios fragmentos. Aquella hipótesis no había sido tenida en cuenta, pues por entonces se pensaba que la ruptura del núcleo era imposible, a pesar de que ya lo contemplaba el denominado modelo de gota líquida que había propuesto el físico Gueórgui Gámov y luego había asumido Niels Bohr, célebre por sus investigaciones sobre mecánica cuántica.

En Berlín, Otto Hahn y Lise Meitner llevaban a cabo estudios sobre radiactividad antes incluso de la Primera Guerra Mundial. Ambos se habían interesado asimismo en la interacción de los neutrones con los núcleos de uranio. No obstante, en julio de 1938, y ante el auge del nazismo, Meitner, que era judía, tuvo que abandonar Alemania. El 17 de diciembre de ese año, Hahn y el joven químico Fritz Strassmann comprobaron que entre los productos de aquella reacción nuclear había bario, un elemento estable mucho más ligero que el uranio. Dos días después escribieron a Meitner expresándole su desconcierto, a lo que ella les contestó que lo que había ocurrido era que el núcleo del uranio se había roto.

Una noticia histórica

El término fisión nuclear fue acuñado por Otto Frisch, sobrino de Meitner, quien había elaborado con ella esa idea. A comienzos de 1939, la noticia del estallido del uranio y la fisión nuclear, con la trascendental implicación energética que conllevaba, ya era noticia en todo el mundo. Había nacido la energía nuclear. En 1966, Hahn, Meitner y Strassmann recibieron el premio Enrico Fermi, “por sus contribuciones a la química nuclear y sus estudios experimentales, que culminaron en el descubrimiento de la fisión”.

Puedes leer íntegramente la sección Días contados, escrita por Ramón Núñez, en el número 451 de Muy Interesante.

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@zinetmedia.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

Imagen: Otto Hahn y Lise Meitner, en su laboratorio de Berlín.

CONTINÚA LEYENDO