1916: el Titanic español se hunde en Brasil

Se cumple un siglo de la pérdida del Príncipe de Asturias, el mayor trasatlántico español. Ramón Núñez nos cuenta cómo tuvo lugar aquella tragedia.

Tras año y medio de servicio, el buque recibió numerosos elogios por parte de la prensa internacional y completó cinco viajes de ida y vuelta entre Barcelona y Buenos Aires. En el que sería su último periplo, también zarpó del puerto catalán. Tras hacer escalas en Valencia, Almería, Cádiz y Las Palmas, cruzó el Atlántico con 588 personas a bordo y varios miles de toneladas de carga. 

En la madrugada del 5 de marzo de 1916, el navío sufrió un tremendo impacto y su casco se rasgó de proa a popa contra los afilados arrecifes de Punta Pirabura, en Isla Bella, al norte del estado brasileño de São Paulo. Tras una violenta explosión, el Príncipe de Asturias se hundió en menos de cinco minutos. El intenso aguacero que caía no había permitido ver a los tripulantes la luz del único faro que había en la cercana isla de San Sebastián.

Sobrevivieron 86 tripulantes y 57 pasajeros, entre ellos, la joven Marina Vidal Castro, una de las primeras mujeres comerciantes de España y excelente nadadora, que jugó un destacado papel en el rescate de los náufragos. 

Puedes leer íntegramente el artículo El Titanic español se hunde en Brasil, en la sección Días contados, escrita por Ramón Núñez, en el número 418 de Muy Interesante.

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

 Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

Etiquetas: curiosidades históricas

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar