Victoria Rosell nos habla de Violencia de Género, un problema que nos afecta a todos

El 5 de junio se celebra, un año más en formato virtual, la Carrera Contra la Violencia de Género. La delegada del Gobierno contra la Violencia de Género nos recuerda la importancia de esta y otras iniciativas del Ministerio de Igualdad que involucran a toda la sociedad.

Según datos del INE, el número de mujeres víctimas de violencia de género creció un 3,2 % en 2021. Ante esa realidad, no podemos quedarnos impasibles, sino sumarnos a la lucha contra esta lacra a través de iniciativas como la Carrera Contra la Violencia de Género. Como explica Victoria Rosell, es una manera de que las víctimas y supervivientes se sientan más respaldadas.

¿Es un fracaso de nuestra sociedad que aún sean necesarias iniciativas como esta?

No considero que se pueda hablar de fracaso. En España, se han desarrollado últimamente verdaderos hitos normativos y políticas públicas para promover la igualdad de género y combatir la violencia contra las mujeres. Es un camino lento, porque se trata de erradicar un problema que está en el ADN de nuestra cultura machista y cambiar los patrones de una sociedad requiere mucho tiempo y esfuerzo, pero, sin duda, ha habido avances. Por destacar, dos reformas legales: las normas de protección frente a la violencia vicaria bajo el principio de que un maltratador no puede ser un buen padre, y la inminente aprobación de la Ley de Garantía Integral de Libertad Sexual. Además, desde marzo de 2021, se ha extendido el ámbito de atención del 016 a todas las violencias contra las mujeres recogidas en el Convenio de Estambul y, desde marzo de 2022, a las víctimas de trata y/o explotación sexual.

¿Cómo ayudan iniciativas como la Carrera contra la Violencia de Género en la lucha contra este grave problema?

Toda iniciativa de sensibilización que visibilice la violencia de género y sitúe la lucha por la igualdad y el feminismo en la agenda pública es necesaria y útil, para que las mujeres y sus menores, víctimas y supervivientes de la violencia machista, se sientan acompañados y creídos cuando reciben apoyo social e institucional. Acciones de este tipo permiten recordar a quienes pretenden invisibilizar o negar la violencia de género que todavía se encuentra presente en nuestra sociedad y de una manera transversal en nuestras vidas.

¿Se ha avanzado en los protocolos de denuncia y ayuda a las mujeres maltratadas?

Por citar dos novedades, por un lado, tenemos un convenio con el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, por el que presentamos un protocolo de atención a víctimas de violencia de género, con el fin de facilitar herramientas de detección y atención a profesionales que trabajan en las oficinas de farmacia para que, ante el conocimiento de una situación de violencia, sepan cómo atender e informar a las mujeres que soliciten ayuda y puedan derivarlas a recursos de atención integral especializada en todo el territorio nacional. Por otro lado, junto al Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, contamos con una guía de derechos para su difusión entre las embajadas y consulados españoles a efectos de informar a las mujeres españolas víctimas de violencia de género que tuvieran intención de retornar a España tanto ellas como sus menores.

¿Qué podemos hacer como sociedad para acabar con este problema que nos afecta a todos?

La erradicación de la violencia contra las mujeres no puede lograrse sin abordar las actitudes sociales que la toleran o justifican. En definitiva, reducir la tolerancia hacia esta violencia es fundamental para prevenirla y nos exige un cambio en la educación, en la cultura, las actitudes y los comportamientos machistas que la fomentan. Se trata de una tarea conjunta de toda la sociedad que requiere de una acción unitaria y de la máxima cooperación y colaboración en el rechazo, identificación y denuncia de cualquier situación de violencia de género, en cualquier momento, en cualquier entorno (en el ámbito laboral, en los espacios de ocio, en los centros educativos) y con cualquier mujer.

¿Cómo hay que educar a los más jóvenes, incluso a los niños, para acabar con la violencia de género?

Educar en igualdad a toda la sociedad es fundamental para saber identificar las actitudes de control y discriminación de los hombres hacia las mujeres y crear relaciones más sanas y libres de violencia machista. En este sentido, la educación afectivosexual ha de ser una asignatura prioritaria en todos los contenidos curriculares, así como la educación en igualdad conforme a la nueva modificación de la Ley de Educación. El machismo es un virus de transmisión social y la única vacuna es la educación para la igualdad. No se puede vacunar solo a la mitad de la población, no es una cuestión solo de niñas o mujeres, necesitamos a los hombres aprendiendo y deseando una sociedad más igualitaria, de ahí la importancia de la prevención y la detección temprana en el campo educativo.

La violencia machista también se palpa en las redes sociales. ¿Cómo se puede combatir?

En efecto, para menores de edad que están sufriendo todo tipo de acoso, incluido el sexual, en redes sociales, la reciente Ley Orgánica de Protección a la Infancia y Adolescencia prevé en su articulado la regulación de protocolos específicos de actuación contra el ciberacoso y previsiones en materia de prevención y sensibilización frente a fenómenos de violencia como el ciberbullying, child grooming o el sexting. También la trata con fines de explotación sexual o para pornografía. Respecto a las víctimas adultas, es muy preocupante el crecimiento de la violencia digital, incluida la violencia política contra mujeres, es muy difícil combatirla cuando, desde las propias instituciones, algunas fuerzas políticas la niegan o incluso la promueven y ridiculizan y humillan a sus víctimas.

¿Cuáles son los planes del Ministerio de Igualdad a corto y largo plazo?

Desde principios de este año 2022, la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género está coordinando el diseño y elaboración de una Estrategia Estatal contra las violencias machistas 2022-2025. Se trata de un proyecto participativo en el que se ha contado con profesionales de muy diversos ámbitos (educación, sanitario, comunicación, justicia, Policía), representantes de las Administraciones (autonómicas y locales) y asociaciones representativas de la sociedad civil. La Estrategia contendrá medidas sobre las diferentes formas de violencia machista, no solo sobre violencia en la pareja o expareja. A más corto plazo, acabamos de ampliar el servicio del 016 a todas las violencias machistas y estamos en proceso de mejora de los servicios de Atenpro y de dispositivos de control electrónico de medidas de alejamiento.