¿Qué es una tormenta sucia o relámpago volcánico?

Te contamos en qué consiste este espectacular fenómeno meteorológico.

 

Es un fenómeno que se conoce también como relámpago volcánico, porque se producen gigantescas descargas eléctricas como las de las  tormentas convencionales, pero en el penacho –la columna de gas de un volcán cuando entra en erupción–.

Como explica José Miguel Viñas, físico, divulgador científico y consultor de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), “esas descargas se forman por un mecanismo de alguna manera análogo al que tiene lugar en las nubes de tormenta, en los cumulonimbos. Si en estas es el rozamiento entre los granizos de la parte alta de esos cumulonimbos lo que separa la carga eléctrica y da lugar a esas descargas, en la nube volcánica entran en fricción los elementos que escapan del cráter, los piroclastos y las cenizas volcánicas, lo que provoca igualmente la separación de carga eléctrica y la aparición de relámpagos”.

En cualquier volcán

Las tormentas sucias, por tanto, son un fenómeno que puede darse en cualquier volcán en erupción. La primera observación de la que se tiene constancia es del año 79, cuando el historiador romano Plinio el Joven describió la erupción del monte Vesubio. Asimismo, fue también allí donde se llevaron a cabo los primeros estudios científicos de tormentas sucias, realizadas por el profesor Luigi Palmieri durante las erupciones de 1858, 1861, 1868 y 1872, que a menudo incluían actividad de relámpagos.

Una investigación publicada en 2008, en el Boletín de Vulcanología, señalaba que entre el 27% y el 35% de las erupciones están acompañadas de estos resplandores. En este sentido, se han podido fotografiar en diversos lugares del mundo espectaculares tormentas sucias, como en el volcán Chaitén, de Chile; en el de Colima, de México; en el Monte Augustine, de Alaska; en el Eyjafjallajökull, de Islandia; y en el Etna, de Sicilia.

Continúa leyendo