¿Por qué celebramos el Día de la Tierra?

Cada 22 de abril recordamos que el planeta y sus ecosistemas nos dan vida y sustento, por lo que es nuestra responsabilidad cuidar de ellos.

 

El 22 de abril es el Día Internacional de la Tierra, un evento designado por Naciones Unidas para crear conciencia sobre los problemas que atañen a nuestro planeta, la mayoría de ellos provocados por la acción humana. En su resolución, la organización reconoce “que la Tierra y sus ecosistemas son nuestro hogar, y convencida de que para alcanzar un justo equilibrio entre las necesidades económicas, sociales y ambientales  de  las  generaciones  presentes  y  futuras,  es  necesario  promover  la armonía con la naturaleza y la Tierra”.

¿Por qué el 22 de abril? Fue ese día, en 1970, cuando millones de estadounidenses salieron a las calles para concienciar al país sobre la fragilidad de la Tierra. Se dice que uno de los precursores de esta movilización masiva fue Gaylord Nelson, senador de Wisconsin, que presenció los estragos del vertido de petróleo producido en la costa de Santa Bárbara (California) en 1969 y se inspiró en las manifestaciones pacifistas durante la Guerra de Vietnam.

Las movilizaciones tuvieron su repercusión: a finales de ese año, EEUU creó su Agencia de Protección Ambiental, y se aprobó la ley de Aire Limpio, Aguas Limpias y Especies Amenazadas.

Dos años después de la celebración de ese primer Día de la Tierra se producía otro evento clave en la protección del medio ambiente: la Conferencia de Estocolmo, que fue la primera cumbre mundial sobre medio ambiente.  Aunque su plan de acción aún no se ha materializado en propuestas concretas, se trató sin duda de un gran hito que sirvió para sensibilizar al mundo de los problemas de nuestro planeta.

La celebración del Día Internacional de la Tierra se globalizó en 1990. Ese año se movilizaron doscientos millones de personas  en 141 países, y los problemas ambientales salieron por fin a la palestra. Gracias a su gran repercusión se allanó el camino que condujo a la celebración de la Cumbre de Río (1992), y en 1995 Bill Clinton otorgó a Nelson la Medalla Presidencial de la Libertad.

A pocos años del 50 aniversario de la celebración del Día de la Tierra, que será en 2050, organizaciones ambientales de todo el mundo siguen llamando la atención sobre algunos de los problemas más urgentes que amenazan la salud de nuestro planeta: los residuos plásticos, el cambio climático y la contaminación, entre otros.

CONTINÚA LEYENDO