Zaida Ortega, bióloga

'Es imposible que los humanos podamos tener salud en un planeta enfermo'

El proyecto Homeward Bound reúne a líderes científicas de todo el mundo para luchar contra el cambio climático. Hablamos con una de sus participantes sobre la crisis medioambiental y su relación con la emergencia sanitaria actual.

 

Entrevistamos a Zaida Ortega, bióloga y participante en el proyecto Homeward Bound, que está creando una red internacional de mil líderes científicas para trabajar por la igualdad de género y la sostenibilidad del planeta, con motivo de su visita a la Universidad de Salamanca para participar en los actos del Día de la Mujer y la Niña en la Ciencia del 11 de febrero. Poco podíamos imaginar que, apenas un mes después, el mundo se vería inmerso en una crisis sanitaria global sin precedentes en el siglo XXI.

A causa de las medidas de contención para frenar la expansión de la COVID-19, Zaida no ha podido regresar a Brasil, donde actualmente trabaja investigando ecología del comportamiento de vertebrados terrestres, y hemos vuelto a hablar con ella para conocer su percepción de esta emergencia.

“Creo que, en tiempos de crisis, lo más inteligente es tener una perspectiva amplia que vaya a la raíz de los problemas para resolverla y prevenir las que puedan venir en el futuro próximo. La crisis del coronavirus es una manifestación más de la gran crisis de salud del planeta, que es la gran madre de todas las crisis que tenemos: cambio climático, contaminación por plásticos, pérdida de biodiversidad...”, explica la investigadora.

En cuanto a la pandemia del coronavirus, hace poco se publicaba un estudio que mostraba que los mismos procesos que aceleran la extinción de especies también favorecen la transmisión de virus de animales a humanos. “Ya está demostrado que los nuevos patógenos están apareciendo cada vez más rápido y un 60 % de ellos aparece a partir de nuestra relación con los animales”, nos explica Zaida en referencia a este trabajo. “Un tercio de estos aparece a partir del ganado y de los animales que consumimos, y los otros dos tercios tienen su origen en los animales salvajes, que cada vez sufren más presión a través de la destrucción de sus hábitats y la captura para su posterior comercialización. Tenemos que cambiar nuestros hábitos de consumo y nuestra forma de relacionarnos con los animales”, reflexiona.

 

Tiempo de crisis, tiempo de oportunidad

El obligado parón en nuestra actividad habitual y las incertidumbres generadas a raíz de la expansión del nuevo virus nos hace pensar en el futuro inmediato: ¿cómo será la era post-COVID-19?

“Es tiempo de cuidarnos, y de cuidar al planeta más que nunca, porque la gran crisis de la que emergen el resto de problemas es la de la salud del planeta. Cuando consigamos recomponernos de esta emergencia sanitaria tendremos que intentar salir de esta crisis económica, y hay dos formas de hacerlo”, nos comenta Zaida. “Podemos salir generando más emisiones de gases con efecto invernadero y más contaminación, todo eso en una década que dicen que es la decisiva si queremos evitar las peores consecuencias del cambio climático. Esta salida nos abocaría a otras muchas nuevas crisis: de sequía, de migraciones masivas, de hambre y, por supuesto, de nuevas enfermedades”.

La segunda opción, y es algo que ya se está reclamando desde muchos sectores, sería esa “salida verde” para reinventar la economía después del colapso sanitario. “Se podría apostar por una recuperación económica que potencie las energías renovables, los negocios sostenibles, la recuperación de hábitats degradados, la conservación de la naturaleza, otra forma de alimentarnos…”, explica la investigadora. “La mayoría de expertos en la materia ya han llegado a la conclusión de que esa sería la solución más inteligente para salir de esta crisis evitando otras y poder prosperar sin llevar a la humanidad a un sufrimiento grave que la ciencia ya ha pronosticado, no son elucubraciones”.

Antes de que llegara la crisis del coronavirus ya sabíamos que 2020 era un año decisivo: “Esta es la década más importante con respecto al cambio climático, y al habernos sobrevenido esta crisis sanitaria y este parón económico vamos a tener la oportunidad de reactivar la economía de una forma sostenible. Tenemos la oportunidad de decidir nuestro futuro en breve y eso es una oportunidad que deberíamos aprovechar para tomar las riendas y exigir estos cambios. Es imposible que los humanos podamos tener salud en un planeta enfermo. Somos una especie más, y para poder cuidarnos también tenemos que cuidar al resto”.

Esta entrevista se ha realizado en colaboración con la Unidad de Cultura Científica y de la Innovación de la Universidad de Salamanca.

Continúa leyendo