¿Los gusanos tienen lengua?

Muchos creen que sí, pero aunque tienen 'algo', no se trata realmente de una lengua. ¿Qué es?

La respuesta corta sería: “no”. Los gusanos no tienen lengua. Algunas personas creen que los gusanos tienen lengua porque ciertos gusanos sí tienen algo en la boca que pueden sacar, algo parecido a una lengua. Se llama "estilete" y tiene más parecido con una aguja que con una lengua al uso.

 

Los gusanos que comen plantas perforan el exterior de la planta con su estilete. Luego usan el estilete como una pajita para chupar los alimentos del interior de la planta; así, como vemos, el estilete del gusano no es realmente una lengua.

 

¿Qué hace exactamente una lengua?



Uno de los trabajos importantes de nuestra lengua es triturar los alimentos cuando estamos comiendo. Dentro de nuestra lengua hay un conjunto de músculos; estos músculos permiten que nuestra lengua mueva la comida alrededor de nuestra boca y esta la mueve y la aplasta contra la parte más dura en la parte superior de nuestra boca.

Como nosotros, los gusanos necesitan también aplastar su comida, pero en lugar de usar una lengua, los gusanos tienen músculos en sus entrañas que hacen este trabajo.

 

Otra función importante de nuestra lengua es probar la comida. Nuestra lengua está cubierta de pequeños bultos. Dentro de esas protuberancias hay papilas gustativas que pueden percibir si los alimentos que estamos comiendo son dulces, salados, agrios o amargos. Esto nos ayuda a determinar si un alimento puede ser peligroso para nosotros.

Sin lengua, los gusanos no tienen papilas gustativas. Pero gusanos como las lombrices de tierra pueden probar su alimento usando células especiales dentro de su boca y también otras células que están en su piel. Además de degustar, estas células también permiten a los gusanos oler. Al sentir olores y sabores en el suelo, los gusanos pueden moverse fácilmente hacia donde necesitan ir para encontrar comida.

 

Así las cosas, aunque los gusanos no posean lengua, pueden usar diferentes partes de su cuerpo para suplir algunas de las funcionalidades que lleva a cabo la lengua del ser humano.



Muchas especies de gusanos



Existen muchos miles de criaturas diferentes a las que llamamos gusanos. Algunos de ellos son tan pequeños que necesitamos un microscopio para verlos. Otros gusanos son increíblemente grandes.

 

Un ejemplo de ello es el gusano cordón de bota (Lineus longissimus). Están considerados los animales más largos del mundo. Podemos encontrarlos en el hemisferio norte y sus medidas llegan hasta los 55 metros de largo. Podríamos decir que pueden llegar a ser tan largos como una piscina olímpica. Estos gusanos, que cuentan con un cuerpo flácido y frágil de color parduzco, viven en el mar y forman parte de un grupo de gusanos marinos con una química poco conocida. No fue hasta 2018 cuando un estudio descubrió una familia de potentes neurotoxinas proteicas en su mucosa.

 

"La más potente de las nuevas toxinas identificadas produce efectos en invertebrados similares a la tetrodotoxina, una conocida toxina proveniente del pez globo que causa parálisis. Esto lo convierte en una toxina insecticida potencialmente ideal", comentaba Johan Rosengren, líder del trabajo que recogía la revista Scientific Reports. No en vano, la neurotoxina del gusano cordón de bota puede matar a cangrejos, cucarachas y otros animales.

 

Referencia: Peptide ion channel toxins from the bootlace worm, the longest animal on Earth. Scientific Reports 8, Article number: 4596 (2018). DOI: https://doi.org/10.1038/s41598-018-22305-w

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en ladymoon@gmail.com

CONTINÚA LEYENDO