¿Cuándo comienza el otoño?

El otoño de 2019 empezará (en el hemisferio norte) el lunes 23 de septiembre y durará hasta el 22 de diciembre.

El otoño arranca el lunes 23 de septiembre de 2019, concretamente a las 9:50 am. (horario peninsular) en el hemisferio norte. 

 

¿Por qué cada año comienza el otoño en un momento determinado? Es más, ¿por qué cambia la fecha de las estaciones anualmente?

 

El otoño de 2019 durará casi 90 días, 89 días y 20 horas y comienza a la vez en que llega la primavera en el hemisferio sur. El hecho de que cambie la fecha de las estaciones cada año viene dado por el instante en que la Tierra pasa por una determinada posición de su órbita alrededor del Sol.

 

En el caso del otoño, esta posición es cuando el centro del Sol visto desde la Tierra cruza el ecuador celeste en su movimiento aparente hacia el sur. Es por ello que en este día la duración del día y la noche prácticamente es la misma, de ahí que también se conozca este fenómeno como equinoccio de otoño.

 

Respecto a las fechas, su variación se debe a la forma de la secuencia de los años según el calendario pues, como recordaremos, contamos con años bisiestos y años que no lo son, con la duración de cada órbita de la Tierra alrededor del Sol (año trópico).

 

 

 

 

Tras darle la bienvenida al primer día de otoño, los árboles se preparan para el invierno. ¿Cómo lo hacen?

 

Las hojas de los árboles comienzan a cambiar de color, pero solo en algunos árboles. Como ya sabemos, existen dos tipos de árboles, de hoja caduca y de hoja perenne. Las hojas de los árboles de hoja caduca cambian de color, pero los árboles de hoja perenne no lo hacen. Durante el otoño, los días son más cortos, por lo que los árboles no reciben la suficiente del sol para realizar la fotosíntesis. Las hojas comienzan a perder clorofila y con ello su color verde: aparecen los colores amarillo y naranja. Cuando el alimento almacenado se agota, la hoja muere, se vuelve marrón y cae del árbol. Básicamente las hojas se secan y caen. Esto viene acompañado de una bajada general de temperaturas. Hemos llegado a la estación más melancólica y también la que representa la época de cosecha.

 

El otoño es la estación ideal para disfrutar de tiempo en la naturaleza: no hace ni mucho frío ni mucho calor y los colores de esta estación nos regalan unos paisajes espectaculares. Y es que esta temporada ayuda a suavizar la transición a días más cortos y noches más frías.

 

Curiosidades

 

¿Sabías que en Japón, tanto el equinoccio de primavera como el de otoño son días festivos nacionales?

 

En el neopaganismo, los equinoccios de primavera y otoño se llaman Ostara y Mabon, respectivamente, aunque estos nombres son de origen moderno y no corresponden a ningún festival antiguo.


Ya lo hemos comentado al principio: Las hojas cambian de color porque necesitan un descanso, un invierno de descanso, después de un verano de fotosíntesis (usando la luz solar para convertir el agua y el dióxido de carbono en azúcar).

 

Los responsables de los colores del otoño: los pigmentos son responsables de los distintos colores de las hojas en el otoño: la clorofila para el verde; Carotenoide para amarillo, naranja y marrón. Antocianinas para el rojo. ¿Sabías que algunos de estos químicos son los mismos que dan a las zanahorias (betacarotenos) y las yemas de huevo (luteínas) sus colores?

 

 

Las personas nacidas en otoño viven más tiempo

 

Esto concluyó un estudio publicado en 2011 en la revista The Journal of Ageing Research que encontró que los bebés nacidos durante los meses de otoño tenían más probabilidades de vivir hasta los 100 años de edad que los nacidos durante el resto del año.

 

También te puede interesar:

 

El otoño en la mitología



En la mitología griega, el otoño comenzó cuando Perséfone fue secuestrada por Hades para ser la reina del inframundo. Debido a esta situación tan grave, la madre de Perséfone, Deméter (la diosa de la cosecha), causó la muerte de todos los cultivos en la Tierra hasta que permitieron regresar a su hija, marcando así el inicio de la primavera.

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo