Vivir 24 horas sin plástico

Un grupo de alumnos de una universidad de EEUU, meca del consumo de usar y tirar, se propone el reto de pasar un día entero sin utilizar nada de plástico. ¿Son capaces de conseguirlo?

SEGURO QUE TE INTERESA...

Minoo Moallem, profesora del curso, sabe que hoy en día, encontrar alternativas para sustituir totalmente el plástico es casi imposible, pero el objetivo del ejercicio es precisamente tomar conciencia de lo dependientes que somos del mismo. "Los alumnos se dan cuenta de que pueden realizar pequeños cambios para consumir menos plástico y reducir el impacto ambiental de sus actos cotidianos. Cuando nuestra relación con el plástico cambia, nuestra relación con el medio ambiente también lo hace", explica la docente.


Un material muy contaminante

Para fabricar los materiales plásticos se utilizan derivados del petróleo, y los procesos para su elaboración requieren generalmente gran cantidad de energía. Además, se trata de un material que tarda décadas e incluso siglos en degradarse, por lo que los residuos suponen un grave problema ambiental, especialmente ahora que su consumo se ha generalizado a escala prácticamente global.

Nuestro mundo se rige por la ley de la oferta y la demanda, por lo que si hay menos demanda de plástico, se producirá menos en favor de otros materiales más respetuosos con el medio ambiente. Tomar conciencia de nuestra dependencia, como hacen los alumnos de Moallen con su día sin plástico, es el primer paso para empezar con pequeños hábitos que reduzcan nuestro consumo.


Además, no estamos inventando nada nuevo. Como recuerda la profesora, "las generaciones anteriores ya tenían modos de vida más sostenible. Nuestros abuelos eran expertos en reducir, reutilizar y reciclar. Pero lo estamos perdiendo, se trata de una fuente de conocimiento que en nuestra sociedad actual no se considera como tal. Yo creo que nos hacen falta toneladas de investigación para traer de vuelta esa sabiduría olvidada a nuestra vida cotidiana", reflexiona.

Todos somos conscientes de pequeños hábitos diarios que ayudarían a reducir nuestro consumo de plástico

Todos somos conscientes de pequeños hábitos diarios que ayudarían a reducir nuestro consumo de plástico: reutilizar las bolsas de la compra, comprar productos al peso que vengan con pocos envases, adquirir recipientes de vidrio o madera que podamos lavar y usar varias veces… ahora solo queda ponerlos en práctica. Puede que una nueva forma de tomar más conciencia sea adoptar el mismo reto que los alumnos de Berkeley.

Y tú, ¿te atreves a vivir 24 horas sin plástico?

Etiquetas: contaminaciónmedio ambienteocéanosreciclaje

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar