Vestirse de macho tiene ventajas para las hembras de colibrí

Al no ser atacadas por los machos, las hembras con el plumaje alternativo pueden comer más veces y durante más tiempo

colibri
iStock

Los jacobinos cuello blanco o jacobinos collar grande (Florisuga mellivora) son unos colibríes que viven en el centro y sur del continente americano. Son una especie con un claro dimorfismo sexual, es decir, los machos y las hembras tienen un aspecto muy diferenciado. Los machos se caracterizan por tener el cuello blanco y una cabeza azul metálico, mientras que las hembras tienen la cabeza verde oliva y menos superficie de plumaje blanco en el pecho.

No obstante, este patrón de coloración no siempre es así. En 1950 se descubrió que aproximadamente un 30% de las hembras adquieren el plumaje típico de los machos al llegar a la edad adulta. Aunque los investigadores desconocen si el motivo de esta variación se trata de factores genéticos o ambientales, han intentado indagar en la función ecológica que podría tener esta coloración alternativa.

Recientemente, un grupo de científicos americanos ha publicado su experimento en la revista Current Biology. Entre los años 2015 y 2019 observaron las interacciones sociales de 436 jacobinos cuello blanco y descubrieron que, sobre todo a la hora de alimentarse, los machos tenían tendencia a boicotear a las hembras: tenían actitudes agresivas contra ellas, como picotazos y golpes, que impedían que estas pudieran comer con tranquilidad. Sin embargo, este no era el caso de las que gozaban de la misma coloración que los machos. Ellas podían comer muchas más veces y durante más tiempo que las de coloración clásica, ya que los machos no las increpaban. Tenían una ventaja a nivel social.

Viendo este hecho, los investigadores se preguntaron si la coloración alternativa de las hembras tenía algún efecto a la hora de aparearse. Al experimentar, vieron que los machos siempre preferían a las hembras de coloración clásica. En una entrevista para el diario El País, Jay Falk, profesor del Departamento de Neurobiología y Comportamiento de la Universidad de Cornell y coautor del estudio, afirma que “es difícil decir si la ventaja de apareamiento para las hembras con apariencia de hembra es realmente algo que les importa. En nuestros experimentos vimos que, aunque estas tenían una ventaja para atraer a sus parejas, las hembras con los colores de los machos también eran cortejadas”.

Los científicos apuestan por una selección social, que a diferencia de la sexual, consiste en que la apariencia y los sistemas de defensa de los seres vivos evolucionan en función de la competencia por la comida, las parejas o la atención de los progenitores. 

“El estudio muestra realmente que hay que pensar ampliamente fuera de la selección sexual para tener una comprensión completa de por qué ciertas aves son coloridas y otras no. Hemos estudiado una especie que probablemente sí tiene selección sexual en los machos, pero aun así, esto no proporciona una historia completa de la ornamentación, especialmente cuando se trata de las hembras”, concluye Jay Falk.

 

Referencias: 

Falk, J. J., Webster, M. S., & Rubenstein, D. R. (2021). Male-like ornamentation in female hummingbirds results from social harassment rather than sexual selection. Current Biology. Published. https://doi.org/10.1016/j.cub.2021.07.043

 
Oriol

Oriol Cervera Subirats

Fanático de las curiosidades y apasionado del mundo natural. Escribo y produzco documentales ambientalistas y de vida salvaje, siempre con un toque de humor (¡que para eso estamos!).

Vídeo de la semana

Continúa leyendo