Veneno de tarántula contra el dolor

Un equipo de investigadores ha diseñado una proteína a partir de veneno de tarántula modificado que podría ayudar a las personas que padecen dolor crónico.

El dolor crónico afecta a miles de personas en todo el mundo y es un factor que empeora considerablemente la calidad de vida de quienes lo padecen. De manera habitual, para su tratamiento se utilizan opioides, que son sustancias con un efecto análogo a la morfina pero que tienen muchos efectos secundarios y además generan adicción.

Ahora, un equipo de científicos ha publicado un trabajo en la revista  The Journal of Biological Chemistry que revela que ciertas moléculas presentes en el veneno de tarántula podrían usarse como alternativa a los analgésicos opioides para aliviar el dolor crónico.

"Aunque los opioides son efectivos para producir alivio del dolor, vienen con efectos secundarios no deseados como náuseas, estreñimiento y riesgo de adicción, lo que representa una gran carga para la sociedad", ha explicado Christina Schroeder, investigadora de la Universidad de Queensland (Australia) y autora del trabajo.

Los investigadores descubrieron que una pequeña proteína presente en el veneno de una tarántula, conocida como Huwentoxina-IV, es capaz de unirse a los receptores del dolor en el cuerpo. El siguiente paso fue alterar esta molécula para conseguir una mayor potencia y especificidad a la hora de unirse a los receptores específicos del dolor. "Esto asegura que se adhiera la cantidad justa de mini proteína al receptor y a la membrana celular que rodea a los receptores del dolor", explica la investigadora.

La molécula ha sido probada en modelos animales y se ha demostrado que funciona de forma efectiva. "Nuestros hallazgos podrían conducir a un método alternativo para tratar el dolor sin los efectos secundarios y reducir la dependencia de los opioides que experimentan muchos pacientes", concluye la investigadora.

Continúa leyendo