¿Una planta vampiro?

Hablamos hoy de una planta parásita un tanto especial. Se conoce como 'planta vampiro' y es probable que imagines por qué.

La Langsdorffia hypogaea o planta vampiro es una planta parásita rara que vive en bosques y sabanas en América Central y del Sur, Madagascar y Papa Nueva Guinea, y produce flores de color rojo brillante que marcan su zona de alimentación. 

Las cuatro especies distintas de Langsdorffia que se conocen actualmente son tipos de plantas holoparásitas, lo que significa que no realizan la fotosíntesis. En cambio, utilizan retoños subterráneos en forma de tentáculos para coger los nutrientes de las raíces de muchas especies de plantas diferentes, confiando únicamente en sus anfitriones para sobrevivir.

La falta de clorofila da como resultado una flor de color rojo sangre que nos recuerda más a un coral del océano que a una planta de suelo del bosque. Aunque su especialidad es absorber lentamente los nutrientes de otras plantas, no representan ningún daño para los humanos.

 

 

A pesar de lo llamativas que son, conocemos muy poco acerca de estas plantas parásitas. La floración de Langsdorffia suele acompañar a la muerte de las plantas que se encuentran a su alrededor pero aún no se ha descubierto el efecto de estas plantas en el ecosistema circundante. Esto se debe en parte que es muy poco común y, que solo se encuentra en lugares remotos. Sin olvidar que solo florece en condiciones secas.

 

¿Cómo se produce la polinización en esta curiosa planta?

Secreta un néctar dulce para atraer a varias aves e insectos para que se deleiten con su forma durante las condiciones áridas de la estación seca. Curiosamente, las plantas de la especie L. hypogea son claramente masculinas o femeninas, y secretan el néctar de diferentes maneras: los machos secretan néctar entre cada nudo de la parte más visible, mientras que las hembras lo esparcen por la falda u hojas de la misma.

Una nueva muestra de la fabulosa diversidad vegetal de nuestro planeta.

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo