Una investigación revela cuánto plástico hay flotando en el Mediterráneo

Actualmente, se pueden observar deshechos plásticos en toda su extensión, desde playas y aguas superficiales hasta fondos marinos.

contaminación plástico
istockphoto

La producción mundial de plástico ha aumentado cada año desde la década de 1950, con 368 millones de toneladas de plástico producidas en 2019. Una alta proporción de estos contaminantes termina en mares y océanos, y las estimaciones sugieren que más de 250 000 toneladas de desechos plásticos flotan actualmente en los océanos de todo el mundo. Ahora, un nuevo estudio publicado en la revista Frontiers in Marine Science estima que en el mar Mediterráneo flotarían actualmente estiman que alrededor de 3 760 toneladas métricas de desechos micro y macroplásticos.

Punto caliente de contaminación por plásticos

El mar Mediterráneo se considera un punto caliente de contaminación plástica, debido a factores como sus costas densamente pobladas, la pesca, el transporte marítimo, el turismo y una salida limitada de agua superficial al Atlántico. Al mismo tiempo, el Mediterráneo es rico en biodiversidad, por lo que la conservación de sus ecosistemas preocupa a la comunidad científica.

La contaminación plástica afecta a todos los niveles de la biodiversidad marina, con partículas micro y macroplásticas que se encuentran en la superficie del mar, las playas, el fondo marino y dentro de los cuerpos de animales marinos grandes y pequeños. Además, también se sabe que los humanos ingerimos plástico a través del consumo de marisco.

Los investigadores, del Centro Helénico de Investigación Marina (Grecia), rastrearon las rutas y el destino final del plástico en el mar Mediterráneo mediante una simulación que tomó datos del periodo de 2010 a 2017, rastreando plásticos de fuentes terrestres como ríos y ciudades costeras, teniendo en cuenta importantes procesos de dispersión como hundimiento, mezcla vertical / horizontal, viento y corrientes. También se identificaron patrones potenciales de acumulación de microplásticos y macroplásticos en la capa superficial, la columna de agua, el fondo marino y en las playas.

Los resultados revelaron que la carga anual total de plásticos que ingresa al Mediterráneo es de aproximadamente 17 600 toneladas, de las cuales 3 760 toneladas flotan actualmente en el Mediterráneo. Del total, el 84 % termina en las playas y el 16 % restante termina en la columna de agua o en el fondo del mar.

“Las simulaciones de distribución de plástico en entornos marinos se caracterizan actualmente por un alto grado de incertidumbre. Los datos experimentales sobre varios procesos que afectan el destino de los plásticos, como el hundimiento, la ingestión por organismos marinos y la fragmentación en trozos más pequeños, son todavía bastante limitados”, explica el autor principal Kostas Tsiaras. “Nuestro modelo mostró una habilidad razonable para reproducir las distribuciones observadas de plásticos en el medio marino y, por lo tanto, puede utilizarse para evaluar el estado actual de la contaminación plástica en el Mediterráneo y evaluar el impacto de futuras acciones de limpieza y planes de gestión”.

El modelo también describió la bioincrustación como un mecanismo potencial para la eliminación de microplásticos de la superficie del agua del mar. La bioincrustación ocurre cuando los microorganismos como las algas se acumulan en objetos flotantes y sumergidos, incluidos los desechos plásticos.

Distribución de los plásticos

Las fuentes de microplásticos (como las plantas de tratamiento de aguas residuales) se encontraron principalmente cerca de ciudades metropolitanas y áreas densamente pobladas a lo largo de las costas de Francia, España e Italia. Se encontraron microplásticos de mayor tamaño en áreas con un alto nivel de aguas residuales sin tratar, como las costas de Grecia y Turquía.

Los macroplásticos abundaban en zonas con importantes aportaciones fluviales como las costas argelinas, albanesas y turcas, y cercanas a ciudades metropolitanas y costas densamente pobladas (España, Francia, Italia).

Recomendaciones de gestión

“Los resultados del modelo se pueden utilizar para identificar áreas importantes ecológicamente (hábitats de aves y cetáceos) o comercialmente (acuicultura y pesca) que están potencialmente amenazadas por la contaminación plástica. Esto es importante para el diseño de planes y políticas de gestión basados ​​en ecosistemas para la mitigación de la contaminación plástica, que a menudo es un problema ambiental transfronterizo, ya que los plásticos flotantes pueden viajar largas distancias desde sus fuentes”, explica Tsiaras.

Referencia: Tsiaras et al, 2021. Modeling the Pathways and Accumulation Patterns of Micro- and Macro-Plastics in the Mediterranean. Frontiers in Marine Science. DOI 10.3389/fmars.2021.743117

Vídeo de la semana

Continúa leyendo