Una cobra muere al ser mordida por un niño al que previamente ella había mordido

La serpiente venenosa le propinó una ‘mordedura seca’, sin veneno, por eso el niño no murió. El animal no corrió la misma suerte.

Un niño de ocho años muerde una serpiente venenosa que previamente le había mordido a él y la mata. No, no has leído mal, este extraño suceso acaba de ocurrir en la India.

Todo ocurrió cuando Deepak, que así es como se llama el niño, estaba jugando en el exterior, cerca de su casa en Pandarpadh, un pueblo del distrito de Jashpur, en el estado de Chhattisgarh y se topó con una cobra. La serpiente venenosa se enroscó alrededor de la mano del niño y acto seguido le mordió, provocándole “un gran dolor”, según declaró el pequeño a The New Indian Express.

Cobra
iStock

"Como el reptil no se movió cuando intenté quitármelo de encima, lo mordí con fuerza dos veces", dijo Deepak a los medios locales. "Todo ocurrió en un instante".

La familia del niño lo llevo rápidamente al hospital más cercano, donde se le trató con un antiveneno. Lo curioso es que los médicos que lo atendieron afirmaron que la mordedura de la cobra, que es venenosa, probablemente no contenía veneno. Todo apunta a que la serpiente le propinó al niño lo que se conoce como “mordedura seca” es decir, sin veneno.

Según un estudio publicado en 2020 en la revista Toxins, se calcula que anualmente se producen en el mundo unos 5,4 millones de mordeduras de serpiente, de especies venenosas y no venenosas, y que aproximadamente 2,7 millones de estas mordeduras inyectan veneno en la víctima, lo que provoca unas 138.000 muertes.

En este mismo estudio también se habla de la dificultad de saber con exactitud el número de mordeduras de serpientes venenosas que son en realidad mordeduras secas (sin veneno), pues estas mordeduras pueden causar inflamación y ser diagnosticadas erróneamente como un envenenamiento. Eso sin contar con que las víctimas pueden equivocarse a la hora de identificar al tipo de serpiente que les ha mordido, algo que ocurre a menudo.

Los expertos creen que las serpientes venenosas emplean la mordedura seca como forma de decirles a los animales más grandes que no tienen intención de matarles. Esto fue lo que probablemente ocurrió con Deepack, que la cobra le mordió solo para advertirle de que no pensaba envenenarle. Al hilo de esto, en el estudio de 2020, los investigadores llegaron a la conclusión de que a las serpientes que son venenosas les cuesta producir veneno energéticamente hablando, por lo que lo usan solo cuando lo ven necesario, no siempre.

Según cifras aportadas por la organización india Wildlife SOS, en el país asiático existen unas 100 especies de serpientes venenosas o ligeramente venenosas. Además, es el país con el mayor número de muertes por mordedura de serpiente del mundo, ya que se calcula que las mordeduras venenosas matan a unas 46.000 personas cada año, según el estudio citado anteriormente.

En este caso, Deepak se libró de un trágico final, no así la serpiente.

 

Referencia: Pucca, M., Knudsen, C. et. al. Current Knowledge on Snake Dry Bites. 2020. Toxins. DOI: 10.3390/toxins12110668

Mar Aguilar

Mar Aguilar

Me hubiera gustado ser médica pero le tengo terror a la sangre. Con más de 11 años de experiencia en el ámbito periodístico, aprendo cada día un poco más acerca del apasionante mundo que es la ciencia. Puedes escribirme a maguilar@zinetmedia.es

Continúa leyendo