Un pulpo gigante le da un abrazo a una buceadora

Sucedió en la costa de Canadá donde el enorme animal abrazó a una buceadora, jugó con su cámara y estuvo más de media hora con el grupo de amigos que estaba en el agua.

El pasado 15 de octubre, la profesora y buceadora Andrea Humphreys se encontraba buceando con un grupo de amigos en la costa de la Columbia Británica, cerca de la ciudad de Campbell River, en Canadá. Resulta que uno de sus amigos no había visto nunca un pulpo, así que se pusieron a la tarea de observar uno en su hábitat natural.

El grupo no tuvo que buscar mucho ya que, en cuestión de minutos, se toparon con un ejemplar de grandes dimensiones, concretamente con un pulpo gigante (Enteroctopus dofleini). El pulpo gigante o pulpo del Pacífico Norte es el cefalópodo más grande conocido y puede llegar a medir 9 metros de largo.

El pulpo estaba totalmente a la vista, algo bastante raro ya que estos animales suelen estar escondidos en pequeñas grietas o debajo de las rocas.

El enorme animal se acercó primero a uno de los miembros del grupo antes de poner sus ojos en Humphreys. Como si de un flechazo se tratara, el pulpo se dirigió a la buceadora y la abrazó.

Humphreys calculó que la distancia entre los tentáculos de la criatura era de unos 3 metros. Esta especie suele alcanzar un tamaño de entre 2,97 y 4,88 metros, y el mayor espécimen registrado llegó a los 9,14 metros.

"Estaba arrastrándose sobre mi cámara, arrastrándose sobre mis labios, dándome un abrazo. Estos enormes tentáculos estaban sobre mi cara y mi máscara", dijo Humphreys a The Guardian. "Cada vez que me alejaba de él, el pulpo seguía viniendo hacia mí. Y fue increíble e inspirador".

El amoroso animal se quedó con los buceadores unos 40 minutos, tiempo en el que jugó con la cámara de la buceadora cambiándole las luces. Humphreys declaró en su cuenta de Instagram que el pulpo interactuó con ella al menos en seis ocasiones y que, efectivamente, acabó con un chupetón de pulpo.

Los pulpos son capaces de saborear usando sus ventosas. Un estudio de 2020 sobre los pulpos de dos manchas de California (Octopus bimaculoides) publicado en la revista Cell encontró células sensoriales en las ventosas, y los autores afirmaron que "los pulpos exploran el fondo marino con sus brazos flexibles utilizando un sistema especializado de ‘gusto por el tacto’ para percibir localmente y responder a los productos químicos derivados de la presa y al movimiento”.

El vídeo del abrazo del pulpo está colgado en YouTube y como era de esperar, ha generado interacción entre los usuarios. Un usuario preguntó si el interés del animal no podría estar provocado por el hambre, vamos si no estaría más que dando un abrazo, probando a su posible menú. La buceadora contestó: “Las teorías incluyen la temporada de apareamiento, la curiosidad, y tal vez el hambre, pero nunca fue lo que yo llamaría agresivo".

Otra persona preguntó a Humphreys cómo supo que el animal tenía buenas intenciones. La buceadora explicó que, para eso, el color del manto y del cuerpo son buenos indicadores. Si estos se ponen de color blanco, quiere decir que el pulpo está enfadado o molesto, pero si la tonalidad es roja, no hay problema.

Sobre esta cuestión, un estudio reciente observó que los pulpos sombríos (Octopus tetricus) que tenían una coloración relacionada con la agresividad eran más propensos a arrojar desechos a otros miembros de su especie.

En el vídeo se pueden oír unos chillidos que la buceadora explicó se debieron a los nervios y la emoción que estaba sintiendo ene se momento.

Mar Aguilar

Mar Aguilar

Me hubiera gustado ser médica pero le tengo terror a la sangre. Con más de 11 años de experiencia en el ámbito periodístico, aprendo cada día un poco más acerca del apasionante mundo que es la ciencia. Puedes escribirme a maguilar@zinetmedia.es

Continúa leyendo