Un loro discapacitado usa objetos para acicalarse

Bruce es un kea neozalandés que tiene solo medio pico, pero ha aprendido a usar guijarros para arreglarse las plumas.

Loro kea Bruce
Scientific Reports

Bruce es un loro que vive en una reserva en Nueva Zelanda y solo tiene medio pico. Se trata de un kea neozelandés (Nestor notabilis), una especie en peligro de extinción que jamás ha sido vista usando una herramienta para acicalarse. Bruce es el primero en hacerlo y eso que le falta la mandíbula superior.

"Entre las aves, el uso de herramientas para el autocuidado es aparentemente raro en la naturaleza, a pesar de varios informes anecdóticos de este comportamiento en loros cautivos", escriben los investigadores en un artículo publicado en Scientific Reports. "Aquí, mostramos que Bruce, un loro discapacitado que carece de su mandíbula superior, utiliza deliberadamente guijarros para acicalarse".

El acicalamiento en las aves tiene más importancia de lo que creemos. Cuando se acicalan, estos animales eliminan el polvo, la suciedad y los parásitos de sus plumas. También las alinean para que estas sean aislantes, impermeables y tengan una buena aerodinámica. Por último, tener un buen aspecto atraerá a posibles parejas con las que aparearse.

El loro Bruce fue encontrado en 2013 muy herido y sin la mitad superior del pico. Sus cuidadores no saben con exactitud qué fue lo que le pasó, pero creen que cayó en una trampa para plagas. Al faltarle parte del pico, que es lo que usan las aves para acicalarse, lo lógico hubiera sido que el animal mostrara un aspecto desaliñado, pues no sería capaz de “arreglarse” correctamente. Sin embargo, Bruce se ha adaptado increíblemente bien a la vida sin pico superior, utilizando en su lugar una serie de herramientas como guijarros entre el pico inferior y la lengua.

"Que un individuo innove en el uso de herramientas en respuesta a su discapacidad muestra una gran flexibilidad en su inteligencia. Son capaces de adaptarse y resolver con flexibilidad los nuevos problemas que van surgiendo", afirma una de las autoras del estudio, la investigadora cognitiva de animales Amalia Basto.

"Los guijarros que recogía eran diferentes a los que recogían otros kea, siempre eran de un tamaño determinado. Esto apunta a un acto intencionado: encontrar una forma de acicalarse sin la mitad superior de su pico".

Fue en 2019 cuando los cuidadores de Bruce se percataron de su habilidad. "En más del 90% de los casos en que Bruce recogió un guijarro, luego lo usó para acicalarse; en el 95% de los casos en que Bruce dejó caer un guijarro, recuperó este guijarro, o lo reemplazó, para reanudar el acicalamiento", escribe el equipo.

"Bruce seleccionó guijarros de un tamaño específico para acicalarse en lugar de muestrear al azar los guijarros disponibles en su entorno; ningún otro kea de su entorno utilizó guijarros para acicalarse".

Otros animales que usan herramientas con distintos fines son los cuervos, que emplean palitos y piedras; las cacatúas, que fabrican sus propis útiles y las hembras de pulpo, que arrojan conchas y limo a los machos cuando no quieren que estos se acerquen a cortejarlas.

 

Fuente: Bastos, A.P.M., Horváth, K., Webb, J.L. et al. Self-care tooling innovation in a disabled kea (Nestor notabilis). Sci Rep 11, 18035 (2021). https://doi.org/10.1038/s41598-021-97086-w

Continúa leyendo