Un hongo infecta a las moscas y las hace aparearse con cadáveres

El hongo ‘Entomophthora muscae’ infecta a la mosca convirtiéndola en una especie de zombie. Mientras acaba con la vida del animal, lo va guiando para que se sitúe en zonas altas desde donde expulsará unas señales químicas irresistibles para el macho, que acudirá a aparearse con el ejemplar muerto y se infectará también.

Entomophthora muscae es un hongo común que ataca a las moscas domésticas, como las que nos encontramos en verano pululando por toda la casa. El patógeno tiene una forma un tanto cruel de funcionar y es que infecta a las hembras convirtiéndolas en algo parecido a ' zombies' y las obliga a situarse en zonas elevadas, desde donde es más efectivo que propaguen las esporas del hongo una vez mueran. La cosa no acaba aquí y es que resulta que el hongo hace irresistibles a las hembras muertas y atrae a los machos para que copulen con ellas, infectándose ellos también.

Una vez que E.muscae infecta a una hembra de mosca común, se pasa seis días aproximadamente propagándose por su cuerpo, matándola desde dentro. Llegados a ese punto, el hongo se hace con el control de la mosca, como si de un 'zombie' se tratara, y la guía para que vaya a un lugar elevado. La razón de esto es que desde las alturas y una vez que muera liberará mejor unas señales químicas que atraerán al macho. Estas señales irresistibles que llevarán al macho a la muerte se conocen con el nombre de sesquiterpenos. El hongo es capaz de expulsar sus esporas infectadas hasta a 10 metros por segundo, una velocidad portentosa en la naturaleza.

Mosca
iStock

“Las señales químicas actúan como feromonas que hechizan a las moscas macho y les provocan una necesidad increíble de aparearse con cadáveres de hembras sin vida”, explica Henrik H. De Fine Licht, del Departamento de Medio Ambiente y Ciencias Vegetales de la Universidad de Copenhague y uno de los de los autores del estudio. Tras el acto sexual, las esporas se depositan sobre el macho, que seguirá el mismo camino que la hembra. De esta manera, el hongo sigue prosperando.

Los científicos realizaron un análisis químico de las feromonas y otro genético de las moscas. Descubrieron que conforme pasaba el tiempo, las hembras muertas se volvían más atractivas para los machos. Concretamente un 73 % de las moscas macho del estudio copuló con hembras muertas fallecidas por el hongo a las 25-30 horas. Un 15 % lo hizo a las 3-8 horas de morir la hembra. La razón que dan los investigadores a este comportamiento es que la cantidad de esporas del hongo aumenta con el paso del tiempo, haciendo más seductor el aroma que desprenden.

El estudio, además de dar a conocer este curioso mecanismo de la naturaleza, podría dar ideas para fabricar en el futuro repelentes más eficaces. “Las moscas son bastante antihigiénicas y pueden enfermar a humanos y animales al propagar la bacteria coli y cualquier enfermedad que transmitan. Por lo tanto, hay interés en limitar las poblaciones de moscas domésticas, en áreas donde se producen alimentos, por ejemplo. Aquí es donde la E. muscae podría resultar útil- afirma-. Podríamos usar estas mismas fragancias fúngicas como un control biológico de plagas que atraiga a los machos sanos a una trampa para moscas, en lugar de hacia los cadáveres de sus contrapartes femeninas”, dijo el investigador.

El estudio ha sido realizado por investigadores de la Universidad de Copenhague y la Universidad Sueca de Ciencias Agrícolas en Alnarp y se ha publicado recientemente en The ISME Journal.

 

Referencia: Naundrup, A., Bohman, B., Kwadha, C.A. et al. 2022. Pathogenic fungus uses volatiles to entice male flies into fatal matings with infected female cadavers. The ISME Journal. DOI: https://doi.org/10.1038/s41396-022-01284-x

Mar Aguilar

Mar Aguilar

Me hubiera gustado ser médica pero le tengo terror a la sangre. Por eso, escribir sobre salud no me parece mal plan. También me interesa la nutrición. Disfruto viendo vídeos de YouTube con guiris preparando comida saludable y me encantan los animales.

Continúa leyendo