Un árbol genético revela secretos del origen de los perros

Se cree que en las razas modernas hay perros descendientes de los canes que llegaron a América hace unos 10.000 años.

Según un estudio publicado recientemente en la revista Cell Reports y llevado a cabo por un equipo dirigido por Eliane Ostrander, del National Human Genome Research Institute (Maryland, EE. UU.), se han examinado las secuencias de ADN de 1.346 perros con el objetivo de crear uno de los mapas genéticos más diversos que existen hasta la fecha sobre las relaciones que vinculan a las distintas razas.

 

En este árbol genético podemos observar los distintos tipos de perros que los seres humanos hemos cruzado para crear las razas de hoy en día, y ha revelado, por ejemplo, que no todas las destinadas a realizar la misma labor –por ejemplo la de pastoreo– comparten necesariamente los mismos orígenes. "Se podría pensar que todos los perros que trabajan o todos los de pastoreo están relacionados, pero ese no es el caso", explica Heidi Parker, que trabaja como bióloga en los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos y también firma el estudio, en Nature.

 

Según estos científicos, eso se debería a que los perros de pastoreo surgieron a través de la cría selectiva en tiempos y lugares diferentes, y cada lugar y cada tiempo requerían unas necesidades diferentes. Porque las cualidades que el humano buscaba en un perro destinado a vigilar por ejemplo las manadas de bisonte diferían de las ideales en un perro que se ocupaba de las ovejas.

 

Perros antiguos del Nuevo Mundo

 

Europa y Asia son los continentes originarios de los que proceden la mayoría de las razas que aparecen en este estudio, pero no en todos los casos. Ya que han localizado dos tipos de perros suramericanos (el perro sin pelo del Perú y el xoloitzcuintle) que podrían compartir genes diferentes a los del resto, lo que hace pensar que estos podrían ser descendientes de canes que se encontraban ya en el continente americano de manera previa a la llegada de Cristóbal Colón.

 

Existen evidencias de que perros domesticados por la mano del hombre llegaron a América, a través del estrecho de Bering, hace miles de años, y se pensaba que esos antiguos cánidos habrían desaparecido con la llegada de los procedentes de Europa y Asia. Sin embargo, podrían no haber desaparecido del todo, porque se cree que el perro sin pelo del Perú y el xoloitzcuintle podrían descender de esos antiguos canes.

 

Este estudio no solo se ha interesado en desentrañar la historia y los orígenes de los perros, sino que también ha examinado las características genéticas de las distintas razas para ayudar en el diagnóstico de enfermedades en estos animales e incluso evolucionar en la investigación de las enfermedades humanas.

Etiquetas: mascotasnaturalezaperros

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar