¿Son todas las telarañas iguales?

Aunque todas parecen idénticas, no hay dos telarañas en el mundo exactamente iguales.

araña
Pixabay.

Podríamos decir que las telarañas son una maravillosa obra de ingeniería. La construcción de estas redes sigue unos patrones idénticos entre las distintas especies de arañas. Pero, ¿te has preguntado si todas las telarañas son idénticas o, si por el contrario, cada telaraña es única?

Curiosidades sobre las telarañas

Existen aproximadamente 48 000 especies de arañas en todo el mundo y, aunque todas las arañas tienen órganos productores de seda (conocidos como hileras) y pueden producir distintas variedades de seda, no todas las arañas tejen ni acechan a sus presas.

Algunas arañas cazan de forma activa para alimentarse, pero utilizan la seda para hacer sacos de huevos o pequeñas casas para esconderse, tal como afirma el Museo Burke de Historia Natural y Cultura en Seattle (Estados Unidos).

Otras arañas, en cambio, utilizan la seda para construir ingeniosas trampas, como redes que contienen oxígeno para respirar bajo el agua y  poleas de seda capaces de levantar lagartijas o pequeños mamíferos.

Según Samuel Zschokke, aracnólogo de la Universidad de Basilea (Suiza) únicamente el 10 % de las arañas son capaces de elaborar telarañas de orbe. Estas telarañas tienen una estructura en espiral que irradian hacia afuera desde el centro. Además, son idóneas para atrapar insectos voladores, pues son casi invisibles y proporcionan un área muy amplia para capturar presas.

No existen dos telarañas iguales

Aunque todas parecen idénticas, no hay dos telarañas en el mundo exactamente iguales. Las arañas que construyen telarañas de orbe suelen seguir patrones similares. Comienzan con unos pocos hilos centrados en un punto y, posteriormente, establecen un marco al que van añadiendo algunos hilos más en el medio.

Después, crean más hilos desde el centro hasta el marco. Estos son los llamados radios. Llegados a este punto, la araña comienza a moverse hasta el medio y construye lo que se conoce como ‘espiral auxiliar’ desde dentro hacia afuera. Se trata de una estructura no pegajosa elaborada de seda.

Cuando se termina esa espiral, la araña crea una nueva espiral auxiliar (pegajosa) trabajando hacia el centro del marco. Por último, la araña quita la espiral auxiliar que le había servido de ayuda.

Asimismo, los investigadores han podido observar que las arañas tejedoras (especialmente las del género uloborus diversus) construían redes similares, pero nunca idénticas. Incluso si las condiciones ambientales permanecían iguales día tras día.

telaraña
Pixabay.

Bajo los efectos de los estimulantes

Según los científicos, algunas telarañas muy distintivas e inusuales han surgido de circunstancias que la mayoría de las arañas no encuentran en la naturaleza. Por ejemplo, la exposición a diversos estimulantes, sedantes y psicodélicos. 

Desde la década 1940, los científicos han manipulado a las arañas para diseñar telarañas completamente diferentes a los patrones habituales, empleando para ello una mezcla de drogas que alteran la mente.

 

Rocío

Rocío Sánchez Montilla

Periodista freelance. Más malagueña que desayunar pitufos o ponerle nombre a los cafés. Escribo sobre ciencia, naturaleza o mundo animal cuando mi gata no está encima del teclado.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo