Según este estudio, el incesto es muy frecuente en los animales

Algunos animales recurren al incesto cuando la elección de pareja es limitada.

monos
Pixabay.

Para los seres humanos, el incesto es un tabú social respaldado por un razonamiento biológico sólido. La mezcla de genes es beneficiosa ya que aumenta la diversidad genética, mientras que la descendencia entre familiares directos suele producir defectos genéticos. Sin embargo, según una investigación reciente publicada en Nature Ecology and Evolution, muchos animales no hacen distinciones a la hora de elegir una pareja. 

Esto puede parecer sorprendente, sin embargo, numerosos teóricos han señalado durante décadas que la endogamia no siempre es mala. De hecho, cuando la elección de pareja es limitada, incluso podría ser beneficiosa.

primate
Pixabay.

¿Cómo eligen a su pareja los animales?

Los animales tienen en cuenta diversos factores a la hora de elegir pareja. Uno de ellos es su grado de parentesco, pero los animales también están interesados ​​en los recursos que la pareja puede proporcionarle (como los alimentos) y si son portadores de genes deseables.

La elección de una pareja con la que no hay parentesco es atractiva, ya que aumenta la diversidad genética de la descendencia. El apareamiento con un pariente, por otro lado, aumenta la probabilidad de que los padres transmitan enfermedades genéticas raras a su descendencia.

Entonces, ¿por qué algunos animales practican el incesto? Un escenario obvio en el que los animales se aparean con sus parientes es cuando simplemente no hay otra opción. Si los animales deben transmitir sus genes, es de esperar que prefieran tener descendencia con un pariente que no reproducirse en absoluto.

No obstante, existe otra teoría completamente diferente detrás de la endogamia en algunos animales. Según Richard Dawkins, biólogo evolutivo, existe el denominado ‘gen egoísta’. Es decir, algunos animales quieren transmitir tantos genes como sea posible. Así, desde esta perspectiva, cuanto más genes transmita un animal a la siguiente generación, mejor lo hará.

Por otro lado, los animales que evitan la endogamia también tienen que gastar energía en buscar pareja, incluso cuando aprenden a distinguir a los parientes de los individuos con los que no tienen parentesco. El ahorro de energía a veces es crucial para la supervivencia de los animales y, por extensión, la supervivencia de sus genes. Por esta razón, aprender a evitar la endogamia podría no ser siempre la mejor estrategia para algunos animales, especialmente si se encuentran en peligro de extinción.

 

 

Vídeo de la semana

Continúa leyendo