¿Sabías que el pez volador en realidad no sabe volar?

Los peces voladores saltan del agua y se deslizan antes de impulsarse nuevamente por el aire.

pez volador
iStock.

El pez volador (Exocoetidae) se encuentra en la mayoría de los mares del mundo. Este curioso animal salta del agua y se eleva más de diez metros antes de regresar a las profundidades del océano. Por ello, es posible imaginarse el asombro de los primeros marineros del Mediterráneo que se encontraron con estos particulares peces. Sin embargo, ¿sabías que en realidad los peces voladores no saben volar?

¿Qué son los peces voladores?

Existen alrededor de 40 especies de peces voladores y todos ellos cuentan con aletas largas y anchas a cada lado de su cuerpo. Asimismo, se puede diferenciar entre peces voladores de dos alas (cuyas dos grandes aletas pectorales comprenden la mayor parte de su cuerpo) y peces voladores de cuatro alas, que presentan dos grandes aletas pélvicas además de dos aletas pectorales de menor tamaño.

La longitud de estos peces puede variar, ya que pueden medir entre 15 y 50 centímetros. Además, comienzan a ‘volar’ aproximadamente cuando alcanzan los cinco centímetros de longitud, tal y como sostiene el biólogo John Davenport en un estudio publicado en la revista Reviews in Fish Biology and Fisheries. El investigador considera que esta especie desarrolló la capacidad de ‘volar’ como una forma de evadir a los depredadores que nadaban velozmente, como los delfines.

Por otro lado, los ojos de estos peces (en particular la córnea) ha evolucionado para permitir que puedan ver tanto bajo el agua como en el aire, tal y como concluye un estudio de 1967 publicado por la revista Nature. Además, estos peces se alimentan sobre todo de crustáceos y peces de menor tamaño.

Los peces voladores no vuelan, se deslizan

Los peces voladores se mueven tan rápido que, durante décadas, los científicos no sabían con exactitud si los peces se impulsaban moviendo sus aletas pectorales y volando como si fueran un pájaro o si utilizaban un método único de propulsión. De hecho, no fue hasta el año 1941 cuando los investigadores pudieron realizar fotografías de alta velocidad a estos peces. Las imágenes mostraron que los peces voladores saltan del agua y se deslizan antes de impulsarse de nuevo por el aire.

Además, esta especie nada hacia la superficie a una velocidad de un metro por segundo (es decir, nadan de 20 a 30 veces la longitud de su cuerpo en un segundo), golpeando su cola energéticamente y sosteniendo las aletas pectorales contra su cuerpo. Finalmente, cuando salen del agua extienden sus aletas y se deslizan.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo