¿Qué seres vivos habitan en el Everest?

Incluso en las altísimas laderas del Everest existe vida; mamíferos, aves, incluso arañas que viven por encima de los 5000 metros de altitud.

 

El monte Everest tiene la cima más elevada del mundo, con 8848,86 metros sobre el nivel del mar, y creciendo a razón de cinco milímetros por año. A esa altitud, el aire está tan enrarecido y las temperaturas son tan extremas que pocos seres vivos son capaces de completar su ciclo vital.

Mamíferos en el Everest

Entre la fauna que vive en las laderas del Everest destacan algunos animales bastante conocidos. En elevaciones de entre 900 y 4000 metros nos encontramos con una especie de cabra llamada el goral del Himalaya (Naemorhedus goral). El oso tibetano (Ursus thibetanus), especie calificada como vulnerable, habita en elevaciones de hasta 4300 metros sobre el nivel del mar. La extensión por la que se distribuía este animal se extendía desde el sur de Irán hasta el Krai de Javarovsk, en la costa oriental de Rusia, aunque actualmente está extinto en buena parte del territorio. Por su parte, el panda rojo (Ailurus fulgens), especie calificada como en peligro de extinción, habita entre los 2500 y los 4800 metros de altitud.

Elevándose en las escarpadas laderas, otra especie de cabra, el tar del Himalaya (Hemitragus jemlahicus) es capaz de ascender hasta los 5200 metros. A esa misma altitud se pueden encontrar ejemplares de la pika de Royle (Ochotona roylei), un lagomorfo —del mismo grupo que las liebres y los conejos— que sirvió de inspiración para crear al más famoso de los ‘pokémon’: Pikachu.

Leopardos de las nieves
Leopardos de las nieves

Pero aún se pueden llegar a encontrar animales a mayor altura . Hay ejemplares de leopardo de las nieves (Panthera uncia), que durante sus migraciones puede subir desde los 500 hasta los 5800 metros de altitud. Se estima que quedan menos de 3 300 individuos de este félido tan icónico.

Las aves del Everest

Las aves en el Everest tienen cierta ventaja; la mayoría de ellas vuelan. En altitudes de hasta 4500 metros se puede encontrar al faisán sangriento (Ithaginis cruentus) y al monal colirrojo (Lophophorus impejanus), aves con plumajes de brillantes colores.

Las aves que alcanzan mayor altitud son los buitres, concretamente dos especies: el buitre del Himalaya (Gyps himalayensis), que puede volar en altitudes de hasta 5 500 metros, y el quebrantahuesos (Gypaetus barbatus), especie presente en la península ibérica, y que en el Everest puede alcanzar los 7500 metros de altitud en vuelo, aunque generalmente anida bastante más abajo.

Aunque se dice que el ganso indio (Anser indicus) puede alcanzar una altura superior durante su vuelo migratorio sobre el Himalaya, lo cierto es que no se han registrado vuelos por encima de los 7290 metros — una altura nada despreciable, que requiere adaptaciones muy específicas para tolerar las condiciones extremas de tan elevada altitud—, y en reposo no habita territorios por encima de los 5 000 metros.

Quebramtahuesos
Quebramtahuesos

No todos los seres vivos del Everest son grandes animales

Aunque existe muy poca fauna de invertebrados en las cumbres del Himalaya, hay una araña que ha conseguido adaptarse a tan inhóspito hábitat. La araña saltadora del Himalaya (Euophrys omnisuperstes) se ha hallado a 6 700 metros de altitud en las altas laderas del Everest. Teniendo en cuenta que es una altitud solo superada por el vuelo de algunas aves, y que en todos los casos, anidan siempre por debajo de este nivel, se puede afirmar que esta araña es el animal que vive permanentemente a mayor altitud del mundo. Como allí no hay insectos vivos, se alimenta de los que llegan arrastrados por el viento — generalmente congelados— desde altitudes menores.

En lo que a comunidades vegetales se refiere, las plantas de porte arbóreo que alcanzan una mayor altitud en el Everest es el enebro llorón (Juniperus recurva), del que se encuentran ejemplares aislados hasta los 4400 metros. Sin embargo, hay arbustos formando un cinturón alpino que puede llegar hasta los 5500 metros, compuesto por varias especies del género Rhododendron. Las herbáceas, como Kobresia pygmaea, consiguen formar poblaciones que se elevan hasta 500 metros más. A partir de esa altitud, las plantas dejan de formar comunidades para aparecer de forma más dispersa.

En la cara sur de la montaña, la más cálida, se pueden encontrar especímenes de Lecidea vorticosa y de Pertusaria bryontha hasta los 7400 metros; las plantas a mayor altitud de las que tenemos registros. A ese mismo rango altitudinal se han localizado los líquenes más extremófilos del Everest. Se han identificado hasta 92 especies. Sin embargo, no hay registros de vida macroscópica por encima de esa aparente barrera.

Las ubicuas bacterias siguen rompiendo récords. Hasta donde se ha estudiado —hasta los 8000 metros, de momento— se han encontrado poblaciones de Actinobacteria, Proteobacteria y otros grupos en los hielos perpetuos y laderas nevadas del Everest.

Referencias:

Bhusal, K. et al. 2020. Estimating Numbers of Himalayan Griffon and Bearded Vulture in Langtang National Park, Central Nepal. 9, 27-30. IUCN. 2022. The IUCN Red List of Threatened Species. Version 2021-3.

Liu, Y. et al. 2007. Microbial community structure in major habitats above 6000 m on Mount Everest. Chinese Science Bulletin, 52(17), 2350-2357. DOI: 10.1007/s11434-007-0360-4

Miehe, G. 1988. Vegetation patterns on Mount Everest as influenced by monsoon and föhn. Vegetatio, 79(1), 21-32. DOI: 10.1007/BF00044845

Prins, H. H. T. et al. 2017. Bird Migration across the Himalayas: Wetland Functioning amidst Mountains and Glaciers. Cambridge University Press.

West, J. B. 2021. High Altitude Limits of Living Things. High Altitude Medicine & Biology, 22(3), 342-345. DOI: 10.1089/ham.2020.0212

Vary (Álvaro Bayón)

Vary (Álvaro Bayón)

Soy doctor en biología, especializado en especies invasoras. Intento divulgar sobre ciencia y naturaleza mientras lucho férreamente contra las pseudociencias y el pensamiento mágico. Cuando me queda tiempo, cazo pokémon y hago artesanía. Además, soy (un poco) adicto al twitter.

Continúa leyendo