¿Qué es un muladar?

Desde tiempos antiguos, los ganaderos han dejado los restos de sus animales a los buitres, estableciendo una relación de beneficio mutuo.

Los buitres son principalmente aves carroñeras. Se alimentan de los restos de animales muertos que han descartado otros depredadores. En el proceso de descomposición, los buitres cumplen un papel fundamental para el ecosistema.

Buitre leonado

Buitre leonado

La relación entre buitres y humanos

Desde el inicio de la ganadería, el ser humano ha tenido una estrecha relación con los buitres. La mejor manera de deshacerse del ganado muerto siempre fue ofrecérselo a los buitres, previniendo además posibles enfermedades. No sin motivo, en el antiguo Egipto, Nejbet, con cabeza y alas de buitre, era una diosa protectora.

Con el paso del tiempo y el crecimiento de las poblaciones humanas, los ecosistemas fueron cambiando. Por sus particularidades alimentarias, los buitres tienen que cubrir grandes territorios volando para sostener sus poblaciones, y el desplazamiento o la desaparición de otros animales de parte de su territorio les causa graves impactos. Cuando grandes extensiones de terreno silvestre se convirtieron en pastos para el ganado o en campos de cultivo, y la fauna se vio obligada a desplazarse, la presión sobre los buitres aumentó, alimentada también por la caza y retirada de animales salvajes.

Sin embargo, los seres humanos seguían manteniendo la actividad ganadera, que se convirtió en una pieza clave para algunas poblaciones de buitre. Se establecieron zonas abiertas donde los ganaderos llevaban los restos, que servían como área de alimentación para los buitres: los muladares.

Muladar

Muladar

El muladar: tradición cercenada

El establecimiento de los muladares llegó a ser una tradición de la que se beneficiaban tanto ganaderos como buitres. El comportamiento de estos cambió; los muladares se convirtieron en una fuente recurrente de alimento que siempre estaba en el mismo lugar. También cambió la dieta, así como el tiempo y la energía invertida en la búsqueda de alimento. Incluso las zonas de nidificación y de cría se establecieron más cerca de los muladares.

Cuando disminuye la disponibilidad de otro tipo de alimento, los muladares ayudan a la supervivencia de los buitres. La dependencia de estos animales cambia según la situación, las condiciones y las especies, tanto de animales dejados en el muladar como de la especie de buitre. Algunas poblaciones de alimoche llegaron a depender mucho de los muladares para su alimentación; por el contrario, el quebrantahuesos parece utilizarlos más bien poco.

Pero no solo los buitres se aprovechan de estos comederos: lobos, zorros, comadrejas, milanos, gaviotas, cuervos, cornejas, urracas, búhos, ratoneros e incluso cigüeñas y garcillas son visitantes de los muladares, con mayor o menor asiduidad.

Sin embargo, en España, el panorama cambió drásticamente a partir del año 2000. Con la llegada de la encefalopatía espongiforme bovina, o 'mal de las vacas locas', la normativa sanitaria europea prohibió abandonar el ganado muerto en el medio natural. En su lugar, obligó a los ganaderos a transportar los restos a plantas de eliminación e incineración. Los muladares dejaron de estar abastecidos.

Esta medida tuvo un efecto inmediato de escasez y pérdida de calidad de los alimentos disponibles para los buitres, obligándolos a cambiar su comportamiento territorial. Como consecuencia, hubo una disminución del éxito reproductivo, una reducción en el crecimiento de la población, aumento de la mortalidad incluso en grupos jóvenes, y reducción de la calidad de los huevos en los buitres.

Buitre leonado

Buitre leonado

Los muladares como herramienta de conservación

Los buitres, como otros muchos animales, se han adaptado a la presencia humana durante miles de años, y el abastecimiento de comida en muladares forma parte ya de su acervo. Este modo de alimentar a los buitres es, en sí mismo, una herramienta de conservación para estas especies. Proporcionan carroña de calidad a los buitres, particularmente útil cuando la población de presas silvestres cae, y con ello, mejora su éxito reproductivo y la supervivencia de sus crías.

Además, los muladares pueden convertirse en laboratorios de campo para realizar análisis relacionados con la carroña y los carroñeros. Gracias a ellos, se ha podido observar y estudiar el comportamiento de los buitres, la relación de jerarquía en sus poblaciones, la competencia entre distintas especies de buitre o la selección de presas. Conocimientos particularmente valiosos a la hora de establecer sistemas de protección y conservación de estos majestuosos animales, que siguen siendo necesarios en los ecosistemas.

Referencias:

Donázar, J. A. 1992. Muladares y basureros en la biología y conservación de las aves en España. Ardeola, 39(2), 29-40.

Grande, J. M. et al. 2009. Importancia de los muladares en la conservación del alimoche «Neophron percnopterus» en España. Munibe. Suplemento, 29, 254-267.

Jha, K. et al. 2021. Brown World of Vultures: A Case of Vulture Restaurant.

Lagos, L. et al. 2015. EU Sanitary Regulation on Livestock Disposal: Implications for the Diet of Wolves. Environmental Management, 56(4), 890-902. DOI: 10.1007/s00267-015-0571-4

También te puede interesar:
Vary (Álvaro Bayón)

Vary (Álvaro Bayón)

Soy doctor en biología, especializado en especies invasoras. Intento divulgar sobre ciencia y naturaleza mientras lucho férreamente contra las pseudociencias y el pensamiento mágico. Cuando me queda tiempo, cazo pokémon y hago artesanía. Además, soy (un poco) adicto al twitter.

Continúa leyendo