¿Pueden ahogarse los peces y otros animales marinos?

La mayoría de los peces respiran cuando el agua pasa por sus branquias.

pez tropical
Pixabay.

Según la Organización Mundial de la Salud, aproximadamente 236 000 personas se ahogan cada año. Por supuesto, los humanos no son los únicos que nos ahogamos. También los perros , las serpientes , los pájaros y numerosas especies pueden ahogarse cuando se quedan atrapadas en el agua y no tienen forma de escapar. Pero, ¿te has preguntado alguna vez si los animales marinos pueden asfixiarse en el agua?

"Los animales marinos también necesitan oxígeno para vivir, solo que viven del oxígeno disuelto, mientras que nosotros obtenemos oxígeno del aire", explicó Frances Withrow, científica marina en Oceana, una organización de conservación y protección ambiental. 

La mayoría de los peces respiran cuando el agua pasa por sus branquias. Pero si las branquias están dañadas o el agua no puede atravesarlas, los peces pueden asfixiarse. Técnicamente no se ahogan, porque no inhalan el agua, pero mueren por falta de oxígeno.

Daño en las branquias

Los peces pueden sufrir daños en las branquias por algunos tipos de anzuelos. No obstante, también podrían sufrir alguna enfermedad. Los patógenos, principalmente bacterias, se adhieren a las branquias, bloqueándolas para que no puedan filtrar el oxígeno del agua o degradándolas hasta el punto en que ya no funcionan.

"Es como si tuviéramos una enfermedad respiratoria realmente grave ", afirmó la investigadora. Añadiendo que “hace que el animal trabaje mucho más para respirar".

Por otro lado, aunque algunos peces pueden bombear agua a través de sus branquias mientras están en reposo, muchos peces necesitan nadar constantemente para que el agua fluya a su lado. Por ello, si se quedan atrapados en una red, lo más probable es que se asfixien.

pez nadando
Pixabay.

Tiburones, delfines y ballenas

Los tiburones necesitan sus aletas para nadar y respirar. Algunos pescadores capturan tiburones y después les quitan las aletas (para hacer sopa de aleta de tiburón). Luego, arrojan el tiburón al agua porque el resto del animal no es valioso en el mercado.

Esta actividad es bastante cruel, ya que el tiburón no puede nadar cuando lo devuelven al mar. Por tanto, los depredadores se lo comerán, morirá de hambre o se asfixiará.

Otros animales marinos, como las tortugas y los delfines, obtienen aire de la misma manera que nosotros: respirándolo del aire. Pero solo pueden hacerlo cuando salen a la superficie. 

 

Rocío

Rocío Sánchez Montilla

Periodista freelance. Más malagueña que desayunar pitufos o ponerle nombre a los cafés. Escribo sobre ciencia, naturaleza o mundo animal cuando mi gata no está encima del teclado.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo