¿Por qué ya no migran las cigüeñas?

Hoy en día, el famoso refrán del día de San Blas ya no tiene mucho sentido. ¿Por qué se quedan las cigüeñas en invierno? ¿Y qué pasa con los lugares donde ya no va?

Por san Blas la cigüeña verás; si la vieres, año de bienes; si no la vieres, año de nieves. 

Algunos habitantes de Pensilvania creen que alguien que dice entender el idioma marmotés transmite un mensaje al pueblo cada 2 de febrero de parte de Phil, un macho de marmota con más de 130 años de edad. La cuestión radica en si ha visto o no su propia sombra, y con ello pronostica seis semanas más de invierno si la ve o una primavera temprana si no. De forma similar, en España tenemos nuestra propia superstición meteorológica en forma de refrán. Solo que en nuestro caso, las protagonistas son las cigüeñas, no una en concreto, sino cualquiera, y cae al día siguiente. 

Por supuesto, si asumimos que el refrán tiene las consecuencias de un año de nieves son desastrosas. Con las nieves tardías, la siembra se retrasa, y con ella también la cosecha, poniendo en riesgo el sustento del próximo invierno. El año de nieves se opone, aquí, al año de bienes, en un sentido aterrador. En la España rural de antaño, las supuestas consecuencias de no ver la cigüeña por San Blas podrían suponer una de las peores pesadillas que el labriego podía tener.

Este refrán procede de un tiempo en que las cigüeñas blancas, aves que de manera muy común anidan en nuestras ciudades, migraban hasta 3 000 km a finales de verano hasta la zona occidental del África subsahariana, principalmente a las zonas de Senegal, Malí y Mauritania. Tardaban un mes en llegar, y tras la invernada, regresaban a la península Ibérica a principios de febrero, a tiempo para ver la primavera llegar desde el mismo nido exacto del que partieron meses atrás. Y si se retrasaban, según el refrán, era señal de que el frío invernal se iba a prolongar.

Cigüeña blanca volando
Cigüeña blanca volando

El motivo principal por el que las aves se iban en invierno era la ausencia de alimento aquí. Sin embargo, esa situación fue cambiando durante las últimas décadas. La presencia creciente de vertederos y basureros proporcionó a las cigüeñas nuevas fuentes de alimento. En lugar de volar miles de kilómetros atravesando el estrecho de Gibraltar y el desierto del Sahara, podían permitirse el lujo de ahorrarse el viaje. En unas pocas horas de vuelo tienen el alimento que necesitan, y pueden regresar a sus nidos antes. Esto tiene un efecto directo: mejora su supervivencia. No era raro que muchas cigüeñas, en tan largo viaje, terminasen falleciendo. Además, la migración es dependiente de las condiciones meteorológicas, y un cambio climático como el que estamos sufriendo puede también afectar a las rutas migratorias

Durante el año 2004 se realizó un censo de las cigüeñas que invernaban en España. Respecto a aquel, en 2021 un nuevo censo ha mostrado que la población es bastante estable en lugar de crecer, como se esperaba. De nuevo, la respuesta puede estar en las basuras, al aumentar en estos últimos años la calidad de la gestión de estas, y haberse cerrado varios vertederos. 

Cigüeñas en su nido
Cigüeñas en su nido

Pero que haya más supervivencia entre las cigüeñas adultas no significa que esta reducción de la migración, o sus causas, sea algo positivo ni mucho menos. Se ha observado que, si bien, las cigüeñas residentes tienen más crías y más pronto que las migrantes, hay un efecto secundario indeseable. Dado que los padres no pueden alimentar a los polluelos prematuros con la comida que normalmente encuentran en la naturaleza, los alimentan con lo que hay en los vertederos; algo que una cigüeña adulta puede tolerar, pero para lo que las crías no están preparadas. De modo que la mortalidad en los polluelos en estos casos, resulta ser mayor. Si los adultos sobreviven más, y no hay un mayor éxito reproductivo, el resultado final se resume en un envejecimiento de la población.

Pero además, las aves migratorias cumplen su papel en el ecosistema, como influir en el control de plagas o afectar a la dinámica de enfermedades infecciosas. La desaparición de estas majestuosas aves en los territorios de invernada puede significar un grave impacto en aquellos ecosistemas

Al fin y al cabo, aunque en Senegal o Mauritania nunca se ha visto la nieve, podemos aceptar el significado de "nevar" más metafórico del refrán. Y si en aquellos territorios no son visitados por la cigüeña, porque no migra al sur, también se cumple allí lo de que si no la vieres, año de nieves

 

 

Referencias:

Flack, A. et al. (2016) ‘Costs of migratory decisions: A comparison across eight white stork populations’, Science Advances, 2(1), p. e1500931. doi:10.1126/sciadv.1500931.

Gilbert, N.I. et al. (2016) ‘Are white storks addicted to junk food? Impacts of landfill use on the movement and behaviour of resident white storks (Ciconia ciconia) from a partially migratory population’, Movement Ecology, 4(1), p. 7. doi:10.1186/s40462-016-0070-0.

Massemin-Challet, S. et al. (2006) ‘The effect of migration strategy and food availability on White Stork Ciconia ciconia breeding success’, Ibis, 148(3), pp. 503–508. doi:10.1111/j.1474-919X.2006.00550.x.

Nourani, E., Yamaguchi, N.M. and Higuchi, H. (2017) ‘Climate change alters the optimal wind-dependent flight routes of an avian migrant’, Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences, 284(1854). doi:10.1098/rspb.2017.0149.

SEO/BirdLife (2018) ‘¿Dónde van las cigüeñas en invierno?’, SEO/BirdLife, 13 November. Available at: https://seo.org/donde-van-las-ciguenas-en-invierno/ (Accessed: 24 January 2022).

SEO/BirdLife (2021) ‘Las cigüeñas invernantes se estabilizan en España’, SEO/BirdLife, 3 February. Available at: https://seo.org/2021/02/02/la-ciguena-invernante-estable-en-espana/ (Accessed: 24 January 2022).

 

Vary (Álvaro Bayón)

Vary (Álvaro Bayón)

Soy doctor en biología, especializado en especies invasoras. Intento divulgar sobre ciencia y naturaleza mientras lucho férreamente contra las pseudociencias y el pensamiento mágico. Cuando me queda tiempo, cazo pokémon y hago artesanía. Además, soy (un poco) adicto al twitter.

Continúa leyendo