¿Por qué varan algunas ballenas?

En ocasiones se encuentran a estos y otros cetáceos en la playa, desamparados. ¿Cómo terminan ahí? ¿Podemos hacer algo por evitarlo?

Según las estadísticas de la Fundación Peces y vida salvaje de Florida —Fish & wildlife foundation of Florida—, alrededor de 2000 cetáceos varan en las playas de todo el mundo cada año. En la mayoría de los casos, las consecuencias son letales para el animal, y aunque son fenómenos lo suficientemente raros como para no suponer un riesgo grave para las especies, sí pueden ser banderas rojas que indiquen que algo no está bien; que algo esté causando esos varamientos que sí pueda ser peligroso para las poblaciones.

De entre las causas que pueden llevar a un cetáceo a quedar atrapado en la playa, muchas son naturales, pero también hay otras de origen humano; acciones o sucesos de los que la humanidad es responsable, que podrían ser evitables.

Causas naturales

Entre los motivos por los que un delfín o una ballena termine varada se encuentra, en primer lugar, el entorno. En el fondo del océano hay valles y montes, llanuras y acantilados, como en tierra firme. Pero además, existen corrientes que en el medio acuático tienen muchísima más fuerza de las que suceden en la atmósfera.
Un cetáceo, en condiciones meteorológicas adversas, puede verse fácilmente superado por el ambiente y terminar arrastrado hasta la playa. Si se adentra en aguas poco profundas, y baja la marea, es fácil que se desoriente y termine encallando. En algunas regiones, la marea puede retroceder horizontalmente varios kilómetros, y no es raro que animales que se encuentren allí en ese momento queden expuestos. Los desastres naturales, como maremotos o erupciones volcánicas, pueden acentuar estos sucesos.

Sin embargo, la causa natural más habitual del varamiento es por motivos de salud. No es raro que un cetáceo enfermo o herido se acerque a la costa y termine varando. Con ciertos problemas de salud, las ballenas se quedan sin fuerza para regresar a alta mar y son víctimas de las corrientes. Por otro lado, los cetáceos muy viejos pueden llegar a padecer senilidad, se desorientan y se adentran por error en aguas poco profundas.

Ballenas heridas
Las heridas pueden debilitar a los cetáceos y provocar su varamiento

En otras ocasiones, simplemente la relación de los cetáceos con otros animales es los que les lleva al varamiento. Ya sea, delfines escapando de un depredador, u orcas intentando cazar presas que se adentran en aguas someras. Cuando esto sucede, las orcas tienen cierta capacidad para regresar al mar aprovechando el oleaje, pero no siempre lo consiguen.

Cuando la culpa es nuestra

Sin embargo, entre las causas más relevantes del varamiento de los cetáceos se incluyen actividades antrópicas. Comportamientos nuestros que pueden llevar a estos animales a la agonía de quedar atrapados en tierra firme.

La masificación de personas en las playas o las embarcaciones con motor, particularmente las que cuentan con sonar, generan una gran contaminación acústica que pueden desorientar a cetáceos perfectamente sanos y hacer que se adentren en aguas poco profundas de las que ya no puedan salir. En ocasiones, dado que bajo el agua los sonidos son mucho más intensos que en el aire, pueden llegar a causar daños en sus oídos. Un cetáceo con este problema no será capaz de sumergirse con éxito, le costará alimentarse y se debilitará, dejándose llevar por las corrientes. Otros motivos de debilitamientos similares son los choques de las embarcaciones contra estos animales y las heridas que pueden causar sus hélices.

Además, durante siglos los humanos hemos usado los océanos como contenedores de basura. Redes de pesca abandonadas y sedales perdidos pueden enredarse en el cuerpo de los cetáceos, atrapándolos, inmovilizándolos o incapacitándolos. Y ya sabemos lo que sucede si el animal no puede alimentarse correctamente.

Ballenas en redes
Las redes de pesca abandonadas y otras formas de basura pueden enredarse en el cuerpo de los cetáceos, impedirles alimentarse y provocar que terminen varados

Hablando de pesca, la sobreexplotación de este recurso en alta mar empuja a los cetáceos, que necesitan comer, a acercarse más a las costas, donde no solo abunda todo tipo de basura, sino que es más fácil que terminen varando.

En los cuerpos de animales varados se han encontrado con cierta frecuencia  contaminantes químicos o  microplásticos. Sin embargo, en este aspecto, es difícil establecer una relación de causa y efecto, y la correlación no siempre implica causalidad. Podría ser que la mayor presencia de contaminantes en el cuerpo no sea causa del varamiento, sino que ambos sucesos compartan una causa común, que sea la proximidad a la costa.

¿Y si me encuentro un cetáceo varado?

No es fácil, y en muchas ocasiones, a pesar de las buenas intenciones, se actúa de manera irresponsable. En primer lugar, hay que comprobar si el animal sigue vivo y llamar a emergencias —tanto si lo está como si no—. Si el animal ha muerto, lo mejor es no acercarse y dejar que se encarguen las autoridades; la información científica que se puede obtener de un animal así es increíblemente extensa, y se podrían contaminar las pruebas. Por otro lado, nunca se sabe qué enfermedades podría llegar a transmitir.

Si el animal está vivo, el escenario es bien distinto. Hay que facilitar lo máximo posible la actuación de los servicios de emergencia. Es esencial evitar que se amontone la gente. Mientras llegan los servicios de emergencia, podemos hacer algunas cosas por el animal, siempre que podamos acceder a él. Entre dos o tres personas, se puede cubrir con cuidado la piel del animal con toallas húmedas para prevenir la insolación, sin cubrir el espiráculo, es decir, el orificio respiratorio. Las áreas que más deben refrescarse son las aletas, por donde el animal transpira, pero siempre con la precaución de no hacerle daño. Puede que esas toallas se calienten más rápido, y sea necesario cambiarlas con más frecuencia. Si se puede, instalar unas sombrillas cerca para que esté en la sombra no es mala idea.

En general, tocarlos lo menos posible, pero sobre todo tener muchísimo cuidado con las aletas; son áreas muy sensibles. Si encuentras restos de redes de pesca o sedales, y se cuenta con una herramienta de corte a mano, se puede intentar retirarlos, extremando las precauciones. En caso de dudas, mejor dejar que se encarguen los profesionales.

De cualquier modo, en ningún caso devolver el animal al agua, ni siquiera cuando se trate de un cetáceo pequeño que se pueda cargar. Un animal enfermo y debilitado volverá a varar aunque lo devuelvas, y al manejarlo se le puede hacer daño, sobre todo si se le agarra de las aletas.

Habrá veces que las autoridades, tras una evaluación, lo devuelvan al océano; esto se hace empleando camillas especiales si el animal es pequeño, o esperando a que suba la marea y ayudándole a volver al agua por si solo si es muy grande. Pero en ocasiones antes de ser devuelto al medio natural puede necesitar una revisión veterinaria, o incluso un período de cuarentena y recuperación en un centro especializado. En otras ocasiones, no podrá devolverse y su única oportunidad será ingresar en un centro. Si tiene suerte y sale adelante, allí tendrá una nueva vida y nos proporcionará muchísimo conocimiento científico que podremos aprovechar en su beneficio y en el de sus congéneres.

 

REFERENCIAS:

Fernández, A., Arbelo, M., et al. 2013. No mass strandings since sonar ban. Nature, 497(7449), 317-317. DOI: 10.1038/497317d

Grammatica, K. 2019, agosto 14. Why Do Whales Beach Themselves? Fish and Wildlife Foundation of Florida. https://wildlifeflorida.org/

Jiménez Cáceres, A. 2019. Azul vivo: en nuestras manos. Libros.com.

Stonehouse, B., Camm, M., et al. 1998. Whales: a visual introduction to whales, dolphins, and porpoises. Facts On File.

 

Vary (Álvaro Bayón)

Vary (Álvaro Bayón)

Soy doctor en biología, especializado en especies invasoras. Intento divulgar sobre ciencia y naturaleza mientras lucho férreamente contra las pseudociencias y el pensamiento mágico. Cuando me queda tiempo, cazo pokémon y hago artesanía. Además, soy (un poco) adicto al twitter.

Continúa leyendo