¿Por qué nunca vemos crías de palomas?

Las crías no salen del nido hasta que tienen el mismo tamaño de una paloma adulta.

paloma bebé
iStock.

Puede que te lo hayas preguntado alguna vez mientras paseas por la calle. ¿Por qué nunca vemos a las palomas recién nacidas? ¿Dónde están todos los pichones? El motivo por el que nunca vemos a las crías es porque permanecen en el nido hasta que están completamente emplumadas y han crecido lo suficiente para revolotear en el suelo. Además, aunque siempre nos cuestionamos por qué no vemos a las palomas bebés, casi nunca vemos a las crías de otros pájaros, exceptuando las aves acuáticas.

Estas aves, que pertenecen al orden de las Paseeriformes, se conocen comúnmente como aves posadas. Aunque es cierto que no salen del nido hasta que tienen prácticamente el mismo tamaño que una paloma adulta, algunas especies tienden a hacer el nido en lugares altos como los tejados o puentes. Por eso, aunque salten de sus nidos siguen estando fuera de la vista de las personas, mientras que otras aves colocan su nido en árboles menos elevados o en arbustos que pueden verse fácilmente.

Además, las palomas pasan más tiempo con los pichones que otras aves, y las crías crecen mucho más rápido que otras especies de pájaros. La paloma bravía fue domesticada hace miles de años, lo que dio lugar a la paloma doméstica (Columba livia domestica). Aunque existen muchas especies, esta paloma todavía conserva los instintos de aquel pájaro salvaje que anidaba en las montañas y los acantilados de Europa, África y Asia occidental. De ahí a que siga anidando en los árboles y edificios más elevados.  

cría de paloma
iStock.

Aprende a detectar un pichón

Aunque las palomas jóvenes se parecen mucho a las palomas adultas, es posible diferenciarlas si te fijas con detenimiento. Las palomas tienen los ojos marrones grisáceos durante los primeros seis meses de vida, y después se vuelven rojizos o de color naranja. Además, la parte carnosa que tienen sobre el pico, llamada cera, es de color gris cuando el ave es joven, en vez de blanco.

Asimismo, a las palomas jóvenes también se les puede diferenciar por su comportamiento, ya que suelen ser más inquietas.

Continúa leyendo