¿Por qué nos gustan las abejas pero odiamos a las avispas?

La mayoría piensa que las avispas son agresivas e inútiles, ¿verdad?.Un estudio descubre que son tan importantes como las abejas.

¿Sabías que las avispas (a las que solemos llamar “bichos”) son tan importantes como las abejas (a las que sí llamamos adecuadamente “insectos”)? Tienen el mismo nivel de relevancia de cara a la polinización de nuestros cultivos, según afirman los científicos que creen que las avispas necesitan una buena campaña de marketing para modificar esa mala imagen que tenemos de ellas que, al parecer, es del todo errónea.

Y es que la mayoría de nosotros sentimos cierta debilidad por las abejas. Pensamos en lo importante que son para polinizar las flores y los cultivos y para proporcionarnos miel. Nos preocupa que estén desapareciendo y nos preguntamos qué podemos hacer para salvarlas.

Pero cuando se trata de avispas, nuestras emociones suelen ser bastante menos cálidas y difusas, por decirlo suavemente. Estos insectos son "despreciados universalmente", de acuerdo con una nueva investigación, y es principalmente porque su papel en el medio ambiente está mal entendido.

 

Como las abejas, las avispas también polinizan las flores y los cultivos. También ayudan a regular las plagas de los cultivos y los insectos que transmiten enfermedades que afectan a los humanos.

"Está claro que tenemos una conexión emocional muy diferente con las avispas que con las abejas; hemos vivido en armonía con las abejas durante mucho tiempo, domesticando algunas especies, pero
las interacciones entre la avispa y el ser humano a menudo son desagradables, ya que arruinan las meriendas en el campo o jardín y anidan en nuestros hogares", afirma Seirian Sumner, del University College London, coautor del trabajo que publica la revista Ecological Entomology.

"A pesar de esto, necesitamos revisar activamente la imagen negativa de las avispas para proteger los beneficios ecológicos que traen a nuestro planeta. Las avispas se están enfrentando a una disminución similar a la de las abejas
y eso es algo que el mundo no puede permitir", continúa Summer.

 

¿Qué hacer para ayudar a las avispas?



Para el estudio, los investigadores encuestaron a
748 personas de 46 países sobre sus percepciones de los insectos, incluidas las abejas y las avispas.

Pidieron a los participantes que calificaran cada insecto en una escala, desde menos cinco hasta más cinco, para describir sus sentimientos positivos o negativos para cada uno de ellos. Además, se pidió a los encuestados que proporcionaran hasta tres palabras para describir a las abejas, mariposas, avispas y moscas.

Las mariposas recibieron el nivel más alto de emoción positiva, seguidas muy de cerca por las abejas, y luego las moscas y, por último, las avispas. Las palabras más populares para las abejas eran "miel" y "flores", mientras que las avispas recordaban palabras como "aguijón" y "molesto".

 

El problema, dicen los investigadores, es que las avispas tienen mala reputación.

Además de la mala prensa, los expertos encontraron que las avispas simplemente no tienen el mismo apoyo científico que las abejas. Los investigadores analizaron 908 artículos de investigación desde 1980 y encontraron que solo el 2,4% de los trabajos eran relativos a avispas, en comparación con el 97,6% de publicaciones sobre las abejas.

"La preocupación mundial por el declive de los polinizadores ha generado un nivel fenomenal de interés público y apoyo para las abejas.
Sería fantástico si esto pudiera reflejarse también en las avispas, pero necesitaría un cambio cultural completo en las actitudes hacia las avispas", comenta Alessandro Cini, coautor del estudio.

 

"El primer paso en este camino sería que los científicos aprecien más las avispas y proporcionen la investigación necesaria sobre su valor económico y social, lo que ayudará al público a comprender la importancia de las avispas", finaliza Cini.

 

Referencia: Seirian Sumner, Georgia Law, Alessandro Cini. Why we love bees and hate wasps. Ecological Entomology, 2018; DOI: 10.1111/een.12676

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.