Por qué más olas de calor ponen en peligro nuestra salud y capacidad de trabajo

La exposición a altas temperaturas combinada con la actividad física puede dar lugar a problemas fisiológicos que afectan a la capacidad de trabajo.

Obrero trabajando
iStock

A medida que la Tierra se calienta, se espera que las olas de calor se produzcan con mayor frecuencia, con mayor intensidad y durante períodos más largos.

El aumento de las temperaturas afecta negativamente a la productividad de los trabajadores y a la salud humana, pero para que los legisladores adopten medidas importantes para la adaptación al calor y cumplan lo que los investigadores consideran un acuerdo climático de París que salva vidas, es fundamental presentar argumentos económicos.

“En realidad, es bastante fácil para nosotros señalar el problema - tenemos temperaturas crecientes, mayor frecuencia de olas de calor... afecta a nuestro rendimiento físico y cognitivo", dijo Lars Nybo, profesor de fisiología integrativa de la Universidad de Copenhague, Dinamarca. Está trabajando en un proyecto llamado HEAT-SHIELD, diseñado para examinar los efectos de la exposición al calor en la productividad de los trabajadores de los sectores industriales que emplean a la mitad de la mano de obra europea: fabricación, construcción, transporte, turismo y agricultura.

Precipitado por una serie de olas de calor, 2019 fue el año más caliente que se ha registrado en Europa. En los últimos cinco años, las temperaturas medias del continente son, en promedio, casi 2ºC más cálidas que las cifras preindustriales, una señal preocupante para el logro del acuerdo climático de París de mantener los aumentos de la temperatura media mundial muy por debajo de los 2ºC.

Los datos del proyecto sugieren que la exposición al calor externo en combinación con la actividad física, que eleva la producción de calor del cuerpo, puede dar lugar a cambios fisiológicos que pueden disminuir el rendimiento laboral, a través de la reducción de la resistencia laboral, la visión, la coordinación motriz y la concentración. Esto puede conducir a más errores, así como a lesiones.

"Aproximadamente el 70% de todos los trabajadores europeos, en algún momento de la jornada laboral, no está óptimamente hidratado", dijo el profesor Nybo. La solución al problema, añade, es intuitiva: beber agua, sustituir los electrolitos y reducir la actividad física, pero la aplicación de estas medidas manteniendo la productividad es donde las cosas se ponen difíciles. “Podrías decirle al trabajador que se quede en casa y beba margaritas frías a la sombra para evitar el estrés por calor", bromeó. "Pero eso no ayudará a la productividad".

Productividad

Como coordinador de HEAT-SHIELD, el profesor Nybo y su equipo tienen la tarea no solo de evaluar el alcance del problema - modelando el aumento previsto de la temperatura en Europa en los próximos años y su impacto en la productividad de los trabajadores - sino también de idear y aplicar soluciones que sean específicas de la ubicación y la vocación para ajustarse a los inevitables aumentos de la temperatura.

Un obrero de la construcción lleva un casco de seguridad, lo que perjudica la capacidad del cuerpo para expulsar el calor, pero el trabajador piensa que este problema no puede resolverse porque es intrínseco a su trabajo, señala el profesor Nybo.

Superar desafíos como este es uno de los objetivos clave del proyecto: concebir formas que unan las estrategias de mitigación del calor con los aspectos prácticos del trabajo.

Por ejemplo, los trabajadores a la intemperie deben estar atentos a las pautas meteorológicas y planificar el trabajo más temprano durante los períodos de calor extremo, tomar un breve descanso cada hora y asegurarse un fácil acceso al agua. Remedios similares para los trabajadores en lugares cerrados podrían significar una combinación de aire acondicionado, trabajo a la sombra y mejora de la ventilación, teniendo en cuenta la huella ecológica de esas medidas.

Pero a nivel macro, para que los responsables de las políticas sobre el cambio climático tomen medidas concretas aquí y ahora, las cifras son clave, dice el profesor Nybo.

En Europa, los trabajadores agrícolas y de la construcción, por ejemplo, pierden alrededor del 15% del tiempo de trabajo efectivo cuando la temperatura supera los 30°C, lo que equivale a casi un día de trabajo por semana, señala, citando los análisis de HEAT-SHIELD.

Si usted es un responsable político, dice, las cifras muestran que hay un incentivo para actuar ahora: si usted mitiga el problema, el costo se estabilizará a un nivel más bajo a largo plazo que si no lo hace.

Calor excesivo

La disminución de la productividad de los trabajadores y los daños económicos posteriores son impactos destacados del aumento de las temperaturas causado por el cambio climático. Pero para tener una visión completa de las consecuencias es necesario entender lo que el calor excesivo hace al cuerpo humano. Puede dañar órganos como el corazón y los pulmones, exacerbar una serie de enfermedades y aumentar el riesgo de muerte.

El calor extremo puede aumentar la incidencia de ataques cardíacos y apoplejías en pacientes susceptibles debido al aumento de la viscosidad de la sangre, y aumentar el riesgo de muerte cardiovascular en pacientes vulnerables. Los días calurosos y húmedos también pueden desencadenar síntomas de asma y se ha demostrado que aumentan la resistencia de las vías respiratorias, mientras que los climas más cálidos tienden a prolongar la temporada de polen.

Otro efecto secundario del aumento de las temperaturas es la asociación con la contaminación atmosférica, que es la mayor causa de muerte ambiental en Europa y provoca unas 500 000 muertes prematuras al año.

Los datos de observación y los modelos sugieren que a medida que se calienta, los niveles de contaminación atmosférica - en particular el gas de ozono superficial (O3) y las partículas finas (PM2,5) - aumentan en algunas regiones pobladas, incluso cuando las emisiones de contaminantes atmosféricos no han aumentado, y crean condiciones favorables para los incendios forestales.

Tanto el calor extremo como la contaminación atmosférica aumentan el riesgo de enfermedades cardiovasculares y respiratorias, lo que actualmente cuesta a la Unión Europea unos 600 000 millones de euros al año. Si estos factores de estrés ambiental continúan acumulándose sin cesar, estos costos podrían dispararse.

“Creemos que hay razones para creer que ser capaz de cumplir con un acuerdo de París salvará muchas vidas y reducirá el sufrimiento humano”, Dra. Kristin Aunan, Centro de Investigación Climática Internacional, Noruega.

Proyecciones

Según la Dra. Kristin Aunan, investigadora principal del Centro de Investigaciones Climáticas Internacionales, con sede en Noruega, la relación sinérgica entre los contaminantes atmosféricos y el aumento de las temperaturas no se comprende bien y las proyecciones de riesgos para la salud existentes en Europa no tienen en cuenta adecuadamente las medidas de adaptación que pueden adoptarse para mejorar los riesgos para la salud. 

“Hay bastante literatura sobre el impacto a corto plazo - en términos de la variación diaria del impacto del estrés por calor en la mortalidad - pero cuando se trata de un impacto a largo plazo, no hay mucha información", dijo.

Como parte de un proyecto llamado EXHAUSTION que comenzó el año pasado, los investigadores, incluyendo al coordinador del proyecto, la Dra. Aunan, se centran en la cuantificación de los riesgos de enfermedades cardiopulmonares a diferentes temperaturas.

El proyecto también está trabajando en la identificación de intervenciones para minimizar los riesgos para la salud provocados por los estresantes ambientales y desmitificar el vínculo entre la contaminación del aire y los aumentos de temperatura.

La cuantificación del efecto en cascada de las enfermedades cardiopulmonares en la economía es clave para influir en la acción sobre el cambio climático, sugiere.

Los investigadores de EXHAUSTION, por ejemplo, están ideando un modelo macroeconómico que rastrea el aumento de la hospitalización y la mortalidad en diferentes grupos de edad para medir el impacto en la economía en diferentes países europeos. “También tenemos un modelo de abajo hacia arriba, donde se pone un precio a cada muerte prematura o admisión en el hospital y se suma para estimar el coste económico”.

Una de las principales preguntas que los investigadores esperan responder es la magnitud del impacto que tendrá en la salud la limitación de los picos de temperatura a 1,5°C, que es el objetivo del acuerdo climático de París.

“No tengo respuesta para eso hoy pero la razón por la que estamos haciendo este proyecto es que creemos que hay razones para creer que ser capaz de cumplir con el acuerdo de París salvará muchas vidas y reducirá el sufrimiento humano", dijo la Dra. Aunan.

"Cuando se discute la política climática y se discuten los costos de la misma (es muy caro reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, etc.), también hay que considerar los beneficios y eso es lo que estamos haciendo con este proyecto, esperando que podamos contribuir a la otra cara de la moneda".

Continúa leyendo