¿Por qué los dragones de mar tienen un aspecto tan raro?

Los dragones de mar son unos peces raros. Su cuerpo parece estar adornado con hojas, que se agitan cuando pasan por una corriente marina, no tienen costillas ni dientes y sus espinas están como retorcidas. Ahora, un grupo de científicos parece haber encontrado el motivo de su extraña apariencia: no tienen unos determinados genes.

Parecidos a los caballitos de mar, los dragones de mar tienen un aspecto un tanto extraño. Estos peces tienen el cuerpo cubierto de unos adornos parecidos a hojas, que se agitan cuando les da la corriente, un hocico tubular, carecen de costillas y dientes y sus espinas son curvadas y retorcidas. Los científicos podrían haber encontrado el porqué de su rara apariencia: les falta un grupo de genes que dan lugar a dientes, nervios y rasgos faciales en otros animales. Además, los genomas de los dragones marinos están repletos de trozos repetitivos de ADN que impulsan la evolución.

El análisis de los genomas de los dragones de mar ha "levantado el velo sobre la evolución de los rasgos específicos de los dragones de mar" y "ha revelado intrigantes facetas evolutivas de esta inusual familia de vertebrados, los Syngnathidae, en su conjunto", escribe el equipo responsable del estudio en un nuevo artículo que se ha publicado en PNAS.

Dragón marino
iStock

Los dragones marinos pertenecen a la familia Syngnathidae, de la que también forman parte los peces pipa y los caballitos de mar. Todos ellos famosos porque es el macho y no la hembra el que se embaraza. "Este grupo es genial por varias razones", dice el investigador de genómica evolutiva Clayton Small, de la Universidad de Oregón, que codirigió el estudio junto con su colega Susan Bassham. "Pero los dragones de mar son bichos raros en un grupo de peces ya raros".

En su estudio, los investigadores secuenciaron los genomas de dos especies de dragones marinos: el dragón de mar de hojas y el dragón de mar de maleza o común, que viven en aguas frías de las costas más meridionales de Australia.

Existe una tercera especie de dragón marino: el dragón de mar rubí, que se vio por primera vez en la naturaleza en 2017. Estos esbeltos y raros peces nadan a la deriva con sus adornos con forma de hoja y se esconden en los arrecifes rocosos, entre las algas. No es fácil detectarlos.

Las tres especies de dragón marino no pasan desapercibidas y a menudo son alabadas por sus cuerpos esbeltos y coloridos, por sus hocicos tubulares con los que comen crustáceos y por los apéndices con forma de hojas que los cubren. El dragón rubí, sin embargo, no luce estos “adornos”. La evolución los ha eliminado.

Se cree que los dragones de mar evolucionaron hasta lo que son hoy en los últimos 50 millones de años, muy rápidamente según los estándares evolutivos. En esa fecha fue cuándo se separaron de los caballitos de mar. Lo que se desconoce es cómo han llegado a tener un aspecto tan curioso.

Para explicar el porqué del curioso aspecto de los dragones marinos, investigadores de la Universidad de Oregón se asociaron con científicos del Acuario Birch de la Institución Scripps de Oceanografía, y del Acuario de Tennessee, para analizar las muestras que tenían de dragones de mar criados en cautividad.

Lo que vieron los investigadores fue que, comparados con sus parientes cercanos, los peces pipa y los caballitos de mar, los dragones marinos poseían en su genoma un número muy grande de secuencias repetitivas de ADN llamadas transposones, también conocidas como "genes saltarines". Los transposones son “genes saltarines” porque pueden moverse por el genoma provocando rápidos cambios genéticos. Esto podría explicar por qué estos animales evolucionaron en tan poco tiempo.

En cuanto a la apariencia de estos animales, los científicos compararon las dos especies de dragones marinos, el de hoja y el de maleza con dos parientes lejanos, el pez cebra y el espinoso. Resulta que los dragones marinos no tienen una parte de los genes que contienen las instrucciones para formar estructuras faciales, dientes, extremidades y hasta partes del sistema nervioso cerebral. A pesar de los hallazgos, los investigadores se muestran cautelosos y no afirman con rotundidad que la pérdida de los genes sea el motivo del raro aspecto del dragón marino. Se necesita más investigación, dicen.

El equipo también le ha hecho un escáner de alta resolución a un dragón de mar adulto y ha concluido que los apéndices ornamentales probablemente evolucionaron de espinas. "Pudimos ver que las estructuras de soporte de las palas con hojas parecían ser elaboraciones de espinas [con apéndices carnosos] añadidas a los extremos", dice Bassham. Además, los soportes óseos no son como los huesos endurecidos de las aletas de la mayor parte de peces óseos sino que parecen estar endurecidos por un núcleo de tejido de colágeno. Otra pista más acerca de cómo surgieron las estructuras corporales únicas del dragón de mar.

 

Referencia: Small, C. , Bassham. S. et. al. 2022. Leafy and weedy seadragon genomes connect genic and repetitive DNA features to the extravagant biology of syngnathid fishes. PNAS. DOI: https://doi.org/10.1073/pnas.2119602119

Mar Aguilar

Mar Aguilar

Me hubiera gustado ser médica pero le tengo terror a la sangre. Por eso, escribir sobre salud no me parece mal plan. También me interesa la nutrición. Disfruto viendo vídeos de YouTube con guiris preparando comida saludable y me encantan los animales.

Continúa leyendo