¿Por qué hay corales que brillan en la oscuridad?

Muchos de los corales que se encuentran en las profundidades marinas son fluorescentes. Un equipo de investigadores israelíes ha descubierto por qué algunas especies de corales brillan en la oscuridad y tiene que ver con su supervivencia.

Contemplar un arrecife de coral es una experiencia mágica. Sus colores, sus formas y la increíble biodiversidad que alberga no dejan indiferente a nadie. Hay algunos que incluso brillan en la oscuridad. Pero ¿por qué? Un equipo de científicos israelíes parece haber descubierto el motivo.

La mayoría de corales que conforman arrecifes se localizan en aguas poco profundas para que las algas que residen en él puedan captar la luz del sol cuando se filtra desde la superficie del océano. Estos son los arrecifes que popularmente conocemos. Sin embargo, también existen otras especies de coral que crecen a mayor profundidad, hasta a 6000 metros por debajo de la superficie del mar y muchas de ellas son fluorescentes.

Corales flurescentes
Universidad de Tel Aviv

Cuando los investigadores se preguntaron por qué los corales brillaban en la oscuridad lo que pensaron fue que, al igual que sucede con otras criaturas de las profundidades, el motivo es atraer a sus presas. Sin embargo, necesitan probar su teoría, a la que bautizaron como “hipótesis de la trampa de luz”.

"Muchos corales muestran un patrón de color fluorescente que resalta sus bocas o las puntas de sus tentáculos", explica el ecólogo marino y autor principal del estudio, Yossi Loya, de la Universidad de Tel Aviv. “Esta capacidad de fluorescencia y de atraer a las presas parece una adaptación bastante esencial para los corales atrapados en el fondo marino y especialmente en los hábitats en los que los corales necesitan otras fuentes de energía además de la fotosíntesis o en sustitución de ella", añade.

Otros motivos que han dado los científicos a la fluorescencia de los corales serían, por un lado, para protegerse del sol y por otro para fomentar la fotosíntesis. La hipótesis del protector solar sugiere que la fluorescencia protegería a los corales blanqueados del estrés térmico y de los daños causados por la luz. En cuanto a la hipótesis de la fotosíntesis, aún no hay pruebas de que la fluorescencia ofrezca a los corales mesofóticos (habitan entre los 30 y 150 metros de profundidad) algún tipo de impulso energético.

El equipo de investigadores se centró en estudiar las especies de corales que viven en profundidades donde llega poca luz y que dependen más de la depredación que de la fotosíntesis para sobrevivir.

Los científicos hicieron experimentos de laboratorio en los que comprobaron que la diminuta gamba Artemia salina se dirigía a un objetivo fluorescente verde o naranja antes que a uno claro, reflectante o de color mate.  Los investigadores obtuvieron resultados similares cuando realizaron experimentos en el Golfo de Eilat, en el Mar Rojo. Anisomysis Marisrubri, un crustáceo autóctono que es presa de los corales del Golfo, prefería las señales fluorescentes a los objetivos reflectantes, pero no así una especie introducida de larvas de peces. Por último, los investigadores compararon las tasas de depredación entre corales Euphyllia paradivisa de diferentes colores que fueron recogidos en el Golfo de Eilat a profundidades de 45 metros y llevados al laboratorio. Lo que descubrieron fue que los corales verdes fluorescentes ingirieron en 30 minutos más camarones A. salina que los amarillos fluorescentes. Cuando el experimento se repitió usando luces rojas, no azules, que no activan la fluorescencia de los corales, no hubo diferencia en la cantidad de camarones consumidos por unos y otros.

"En su hábitat natural en los arrecifes mesofóticos de Eilat, el morfo amarillo de E. paradivisa resultó ser el menos abundante, lo que ahora puede explicarse potencialmente por la menor atracción de presas hacia este color encontrada en el presente estudio", escriben los investigadores.

Hay que tener en cuenta que en el estudio solo se ha analizado una especie de coral mesófilo. También se necesita investigar más para entender mejor cómo el plancton y otros crustáceos que sirven de alimento a los corales perciben el color, que probablemente difiera entre especies, lugares y etapas de la vida.

 

Referencia: Ben-Zvi, O., Lindemann, Y., Eyal, G. et al.  2022. Coral fluorescence: a prey-lure in deep habitats. Communications Biology. DOI: https://doi.org/10.1038/s42003-022-03460-3

Mar Aguilar

Mar Aguilar

Me hubiera gustado ser médica pero le tengo terror a la sangre. Por eso, escribir sobre salud no me parece mal plan. También me interesa la nutrición. Disfruto viendo vídeos de YouTube con guiris preparando comida saludable y me encantan los animales.

Continúa leyendo