Plantar árboles no basta para frenar el cambio climático

Por paradójico que suene, los cultivos de biomasa vegetal necesarios para capturar el exceso de CO2 tendrían efectos catastróficos en el medio ambiente.

Así lo explica Lena Boysen, autora principal del trabajo, publicado en la revista Earth’s Future: “Aunque seamos capaces de usar plantas productivas como álamos o ciertas hierbas y almacenar el 50% del carbono contenido en su biomasa, el daño medioambiental que causarían sería enorme”. Sus cálculos estiman que, incluso de cumplirse los objetivos del Acuerdo de París de aquí a mitad del siglo XXI, esas plantaciones de biomasa acabarían con un tercio de los bosques y una cuarta parte de las tierras agrícolas actuales, según sus modelos computacionales.

SEGURO QUE TE INTERESA...

Haría falta, indican los expertos, una política más agresiva de contención de emisiones e implementación de tecnologías de captura de CO2 para que en el año 2100 la temperatura global no ascienda más de 2 grados centígrados y los ecosistemas naturales no sean desplazados por los cultivos que almacenan eficazmente el dióxido de carbono.

El mensaje es claro: las plantaciones de biomasa son una solo una medida complementaria a otras políticas –urgentes y ambiciosas– de reducción y captura de emisiones de gases con efecto invernadero.

Etiquetas: calentamiento globalmedio ambientenoticias de cienciaplantas

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar